Lunes, 24 Mayo 2021 12:04

Un camino imposible en invierno

Escrito por RODRIGO CUELLAR RICCI
Valora este artículo
(0 votos)

Un camino imposible en invierno

De  regreso al terruño luego de una ausencia prolongada la nostalgia se convierte  en una alegría inmensa de recuerdos, de anhelos interminables,  de curiosidades, de indagaciones,  y es precisamente en el trayecto después de Charco del Oso al descender a nuestro Valle de Laboyos que decimos: “Gracias a Dios por fin llegamos.”,  a medida que el camino se acorta vamos dejando los pastizales de Pará, los frondosos árboles de cachimbo a lado y lado de la vera de los que aún algunos  viven erguidos con el pasar de los años,  que plantados junto a profundas zanjas permitieron encausar las aguas del invierno convirtiendo esos lodazales en un carreteable que ha sido inmodificable. Se pensó en una vía  que fuera desde este descenso hasta Pitalito en línea recta, el nivel freático,  los altos costos de la rectificación y la conservación de esta vía como una herencia  que la familia Muñoz Calderón   y en memoria  a don Ricardo Muñoz le hicieran a Pitalito, fueron  los argumentos que ante el  Ministerio del Transporte en el gobierno Pastrana Borrero, propusieran el entonces Gobernador y ex-gobernador del Huila, Héctor Polanía  Sánchez y el  Dr. Leonte Muñoz Calderón.

“Pitalito le debe la construcción del tramo Venecia, entrada al  Valle, a la ciudad. Los antiguos pobladores de Laboyos hablaban de lo intransitable de ese sector, especialmente en épocas de lluvias. Don Ricardo consiguió con el entonces Ministro de Obras Públicas, doctor Alfonso Araújo, una  volqueta en préstamo, de las que estaban en servicio en la construcción de la carretera a Florencia.

Logró entrarla por un camino de herradura desde Altamira con unos cuantos peones, y después de muchas dificultades la entró a Pitalito. Con una cuadrilla de penados y la gran colaboración del Gobernador, doctor Benigno Velasco Cabrera, su primo, se hizo el carreteable que fue en  el momento una gran solución. Cuando la carretera nacional llegó a Pitalito en 1.938 este tramo ya estaba construido.” E.U.L.

El doctor Ricardo Olano en sus memorias de la Comisión de Cultura Aldeana, cuenta que el 23 de febrero de 1.935 llegó de Timaná a “  la casa de Venecia, finca de don Ricardo Muñoz, quien nos tenía allí una volqueta para llevarnos hasta el pueblo. Entramos a la casa a saludar a la señora de don Ricardo. Y seguimos por la carretera cómodamente sentados en el asiento delantero con el chofer. La carretera tiene 8 kilómetros y va por el antiguo camino que se convertía en invierno en un lodazal continuo, hondo y peligroso. Todavía le hablan a uno en el Huila de esos pavorosos pantanos, pesadilla de viajeros, donde se ahogaba los animales y los jinetes pasaban terribles aventuras. Cuentan que muchas veces se gastaba un día en atravesar ese corto trecho de  camino.

Y la transformación del fangal en carretera sólidamente consolidada se debe a don Ricardo muñoz, vecino de Pitalito, hombre de gran energía y de elevado espíritu público.  Consiguió con el gobierno que le suministrara una volqueta y los presos de la cárcel. Sacó de sus propias tierras el balastro, lleva en sus mulas la gasolina, vigila constantemente los trabajos. Y así ha construido esos salvadores ocho kilómetros  de carretera, que le cuestan al gobierno  por concepto de vigilantes, herramientas, etc.,. Solo tres mil y pico de pesos.”

Don Ricardo Muñoz C., viaja a Bogotá con su hijo Leonte Muñoz Calderón como acompañante, a solicitar el préstamo de una de las volquetas asignadas a la vía Altamira- Florencia en el segundo semestre del año  de 1933

Alfonso Araujo fue Ministro de Obras en el gobierno de Olaya Herrera (1930-1934) Benigno Velasco  Cabrera Gobernador del Huila (1934-1935)

Entonces las diligencias  y construcción  del carreteable, se realizan durante el gobierno de Olaya, ya que para el 23 de febrero de 1935 don Ricardo Olano, llega cómodamente en la volqueta que se utilizó en la construcción de tan importante vía a Pitalito.

Se puede predecir como año de la inauguración de dicha vía los meses finales del año de 1.934.

Para enero de 1.937 ya existía la energía eléctrica proveniente de una planta establecida en Timaná.

Y en 1.938  empalma en   Venecia la carretera Nacional de Altamira a Pitalito.

Biografía

“El Huila de ayer visto por Ricardo Olano, breve reseña histórica del doctor Joaquín García Borrero y comentarios de Eduardo Unda Lozada.1935-1978 impreso por la Universidad Surcolombiana 1.978”.  Suministrados gentilmente por el Dr. Ricardo Muñoz Mejía y tradición narrativa del Dr. Leonte Muñoz Calderón al historiador Eduardo Unda  Lozada.

Visto 364 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.