Domingo, 17 Abril 2022 02:04

SEMANA DE REFLEXION

Escrito por CARLOS ANDRÉS FACUNDO ORTEGA, Ingeniero Civil
Valora este artículo
(0 votos)

Desde cualquier punto de vista esta semana que está culminando es una de las más maravillosas y edificantes que puede tener el año… y es que para quienes no tienen una creencia religiosa, se convierte en una semana de vacaciones, de reencuentro con sus seres queridos, de compartir en familia o simplemente del escape de la rutina laboral y los compromisos de la lucha diaria…

Para quienes creemos en el Dios supremo, sin importar cual sea nuestra forma de expresar, profesar y vivir la fe en nuestro señor Jesucristo, es un periodo de tiempo que nos lleva a la cima de la manifestación divina, al momento cumbre de la expresión del amor de Dios, que en la figura de Jesús se hace hombre y entrega su vida por el perdón y la redención de la humanidad, para ratificar de manera magistral el amor de nuestro creador por todos nosotros.

Felicito a quienes participan de los actos de celebración de la semana santa, quienes hacen el ayuno y practican obras de caridad, pero los invito a hacernos un examen para saber si estamos siendo congruentes y consecuentes con la fe que manifestamos tener… es el momento de reflexionar sobre nuestros actos y confirmar si nuestra fe es real o como muchos en los tiempos de Jesús, lo seguimos por los milagros que realiza y en espera que nos conceda el que tanto le hemos pedido… es el momento de preguntarnos si nuestra fidelidad hacia Dios es sólida o como Judas lo traicionamos dejándonos deslumbrar por las cosas materiales y banales sin importar que esto vaya en contra de las enseñanzas y mandamientos de Dios… que gran momento para analizar si solo somos fariseos que aparentamos un buen comportamiento, pero nuestro actuar realmente no cambia y seguimos odiando, deseando el mal a nuestro prójimo y de manera egoísta buscando que el mundo gire en torno nuestro… será que como Pedro, nuestra débil fe, hace que neguemos a Jesús con nuestras acciones y omisiones, será que somos indiferentes al sufrimiento ocasionado por el peso de la cruz que muchos hermanos nuestros deben cargar solos viviendo su calvario?

Es el momento perfecto para reorientar nuestro actuar, reflexionemos al respecto de las palabras expresadas por nuestro redentor en la cruz y asumamos una posición de fe que nos permita disfrutar la resurrección de nuestro señor de manera simultánea con el resurgimiento de un nuevo ser en nosotros mismos… atrás debe quedar la premisa de Tomas de ver para creer y cambiarla por creer para ver todo aquello que Dios siempre ha querido expresarnos.

Que esta semana de reflexión nos bendiga con el fortalecimiento de nuestra fe, con la confianza en el Dios capaz de vencer incluso la muerte y que el amor de cristo logre que en nosotros renazca la capacidad de ser esa obra imagen y semejanza del todopoderoso, para vivir en paz, alegría y armonía.

Jesús padeció y jamás renuncio por nosotros… es nuestro momento de aligerar el peso de su cruz y convertirnos en su mejor milagro.

Visto 282 veces