Domingo, 19 Diciembre 2021 03:56

NAVIDAD

Escrito por CARLOS ANDRES FACUNDO ORTEGA - Ingeniero Civil
Valora este artículo
(2 votos)

Me alegra ver el movimiento en las calles y la alegría de muchas personas por la proximidad de la navidad. Y resaltar que a pesar de los difíciles momentos que se viven, por la afectación global de una recesión económica que ha traído consigo la pandemia, la humanidad hace alarde de su espíritu resiliente y se ha volcado a adquirir y preparar todo cuanto se requiere para una gran fiesta… no obstante, es menester preguntarnos si hemos preparado nuestras almas para este magno evento, si tenemos en lo mas profundo de nuestro ser, el lugar que el Dios supremo quisiera para el nacimiento de su hijo, cuya finalidad de hacerse hombre, ha sido y siempre será allanar el camino de salvación y gozo eterno de los seres humanos,  obra a imagen y semejanza realizada por su padre.

Recordemos que Dios eligió para el nacimiento de su hijo, un lugar humilde y para muchos agreste, sin las comodidades que creeríamos, debiera tener el ser más poderoso de toda la historia de la humanidad, pero si rodeado de amor sincero y trayendo consigo un mensaje de esperanza, de paz y de unidad, para una humanidad que cae en espejismos y vanidades y que da mas valor a lo material por encima de lo verdaderamente importante, que es la riqueza de nuestra alma, que debemos cultivar día a día para que sea digna de ser la morada del Dios hecho carne y manantial desde donde fluya el amor, la bondad y el respeto que debe reinar siempre en nuestro mundo.

Es el momento ideal para compartir en familia y agradecer a Dios por la unidad que nos concede a quienes estamos un año mas presentes en esta gran fiesta de la vida, a la que hemos sido invitados por nuestro ser creador y en la que debemos ser felices, disfrutando de todas las maravillas de la creación celestial… y claro recordar con cariño a aquellos que han partido ya al encuentro con Dios, que en el cielo brillan como nuestra estrella de David, orientándonos e indicándonos cual es el camino correcto para llegar al reino de los cielos, son ellos una razón mas para agradecer a Dios por todos los bellos momentos vividos y pedir por un reencuentro en el tiempo perfecto que el decida, para nunca más separarnos.

El mejor regalo que podemos dar en esta navidad, es un amor honesto y sagrado por y para todos, compartir con alegría y sinceridad el gozo por el nacimiento de nuestro redentor, que nazca en nosotros ese deseo perenne de agradar a Dios y en nuestros corazones se encienda una llama inagotable que ilumine nuestra existencia para transitar por el camino de la verdad, la rectitud, la honestidad, la transparencia, el respeto y la justicia.

La navidad es más que una temporada, es un hermoso sentimiento, es un día que une todos los tiempos y con su magia nos carga de energías para un nuevo comenzar.

Visto 808 veces