Domingo, 21 Noviembre 2021 11:48

¡AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR!

Escrito por CARLOS ANDRES FACUNDO ORTEGA - Ingeniero Civil
Valora este artículo
(0 votos)

 Es posible que en el camino de conocer y acercarte a Dios, encuentres que muchos se distancian de ti, que se mofen de tus actitudes e incluso te inviten a que abandones lo que para ellos es ilógico y regreses a lo cotidiano, a lo normal y ampliamente aceptado en nuestra sociedad actual. Te presentarán escenarios queriendo hacer flaquear tu fe e incluso tratarán de inducirte a realizar acciones que evidencien que sigues siendo igual o mas pecador que tiempo atrás, cuando al igual que la media común, ignorabas las leyes de Dios o las cumplías parcialmente más por costumbre y conveniencia que por convicción.

En nuestra era, el carácter rebelde de las almas del mundo, hace muy común que se quiera imponer la palabra humana sobre las leyes de Dios y en contraposición el fundamentalismo te invita a ver a Dios  como diametralmente opuesto a la autoridad humana, craso error, el no saber distinguir los dos planos distintos que sin ser necesariamente opuestos existen simultáneamente en nuestra vida, el de la sujeción a las leyes civiles del ámbito estatal y el de la autoridad de Dios, que desde la fe implica obediencia a él como ser supremo.

Es menester recordar la sabiduría de nuestro señor Jesucristo y su imponente salida ante las preguntas capciosas de los fariseos, en cuanto a quien debía obedecerse y sobre como actuaria el hombre; en Mateo 22:21 encontramos la respuesta que tiene un enorme significado en los siguientes términos: “Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”… que respuesta tan acertada y diciente, invita y conmina a reconocer y ser justos ante los méritos y el apoyo  que estamos obligados a brindar dentro de la sociedad para el desarrollo, progreso y sana convivencia. Una respuesta que nos recuerda, que si bien es cierto, toda sociedad que se constituye de acuerdo con la naturaleza de las cosas, tiene derecho a proveerse de una autoridad legítima, esta no puede ir en contravía de las leyes divinas y mas aun como aparece en Marcos 12 13-17 ”Es posible respetar la autoridad civil y honrar a Dios”

A diario la vida nos puede enfrentar ante situaciones que pareciera nos ponen a elegir entre cumplir con la autoridad humana en figuras diversas como miembros de una sociedad o acatar fielmente los designios de Dios… he aquí la enseñanza de hoy: es nuestra obligación temer a Dios, honrarle sobre todo en este mundo, pero entre tanto no le sean contrarias o contradictorias, lo es también cumplir con las normas que rigen la convivencia humana y la relación con nuestros semejantes.

El Padre español Jorge Loring Miró, afirmaba: “Antes se consideraba la naturaleza actual como obra directa de Dios. Hoy la consideramos mas bien, como el resultado de unas leyes que Dios ha puesto en la misma naturaleza”.

Le puede interesar: DIOS MIO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?

Visto 880 veces
Más en esta categoría: « CAMBIEMOS LA PIEDRA EN EL CAMINO »