Domingo, 31 Julio 2022 01:18

JESUCRISTO: LA GRAN LUZ CAUTIVA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Mateo 4:16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región y sombra de muerte, luz les amaneció. 19-20 y les dijo: Venid en pos de mí… Y ellos, dejando al instante las redes, le siguieron.

Palabras del ministerio

El ministerio del nuevo Rey, el fin del cual es el reino de los cielos, no comenzó con el poder terrenal, sino con la luz celestial, la cual es el Rey como luz de vida que resplandece en sombra de muerte. Cuando el Señor empezó a ministrar como luz, no exhibió poder ni autoridad. Anduvo por la playa como si fuera cualquier ser humano. Pero al acercarse a los cuatro discípulos que estaban junto al mar de Galilea, resplandeció sobre ellos como una gran luz, reluciendo en tinieblas y en región de sombra de muerte. En ese momento Pedro, Andrés, Jacobo y Juan fueron iluminados y atraídos. Hemos hecho notar que Juan el Bautista era un gran imán. Pero el Señor Jesús es el imán más grande. Mientras resplandecía sobre los cuatro discípulos, los atrajo y capturó. Inmediatamente abandonaron sus ocupaciones y siguieron a ese pequeño nazareno.

En Mateo 4 no se deja constancia, como en Lucas 5, de ningún milagro hecho por el Señor cuando llamó a Pedro. No obstante, en Mateo 4 la gran luz atrajo a los primeros cuatro discípulos. Fueron atraídos no por lo que hizo el Señor Jesús, sino por lo que era. Era una gran luz, un gran imán, y tenía el poder para atraer a los hombres y capturarlos. De este modo Él atrajo y capturó a los primeros cuatro discípulos. Los que siguen al Señor por causa de lo que Él hace nunca serán fidedignos ni fieles. Los fidedignos son los que han sido capturados por el Señor por causa de lo que Él es. Pedro, Andrés, Jacobo y Juan fueron atraídos y capturados a la orilla del mar, no por haber visto lo que el Señor hizo, sino por haberse dado cuenta de lo que Él era. Debido a que fueron atraídos y capturados, llegaron a ser seguidores fieles del Señor Jesús hasta el final. Finalmente, fueron hechos mártires porque siguieron al Rey del reino celestial.

Visto 72 veces