Jueves, 02 Septiembre 2021 06:59

LA EXPRESION DE UNA VIDA QUE VIVE A CRISTO

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Filipenses 4: 4-9 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez diré: ¡Regocijaos! Sea conocido de todos los hombres lo comprensivos que sois. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino en toda ocasión sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios por medio de oración y súplica, con acción de gracias. Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, a esto estad atentos. Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto poned en práctica; y el Dios de paz estará con vosotros.

Palabras del ministerio

En Filipenses 4:4 Pablo exclama: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez diré: ¡Regocijaos!” Disidentes o no, todos los creyentes debían regocijarse. Los que no se regocijaban, estaban equivocados, y los que lo hacían, estaban bien. De todos modos, no creo que quienes estuvieran en desacuerdo pudieran regocijarse verdaderamente. Conforme a lo dicho por Pablo, debemos regocijarnos en el Señor siempre. Regocijarnos en el Señor es lo que nos proporciona la fortaleza necesaria para guardar la unidad de la que se habla en los versículos 2 y 3. Evodia y Síntique debían aprender a regocijarse, si en verdad querían tener el mismo sentir. Regocijarse en el Señor es también la clave para obtener las virtudes excelentes que se enumeran en los versículos 5-9. Si deseamos poseer las virtudes descritas en estos versículos, debemos regocijarnos en el Señor. Por consiguiente, aquí vemos cuán importante es regocijarnos en el Señor.

Si disfrutamos a Cristo y lo experimentamos, obtendremos cierta realidad interior, la cual siempre producirá una expresión exterior. Así que, en Filipenses 4:5-9 vemos la expresión plena de dicha realidad interna, una expresión que proviene de vivir a Cristo.

En Filipenses 1:21 Pablo declara: “Porque para mí el vivir es Cristo”. Esta declaración es el testimonio de su realidad interior. ¿Pero cuál es la expresión que resulta de vivir a Cristo? La podemos ver en las virtudes mencionadas en Filipenses 4:5-9. Además, en el capítulo dos Pablo presenta a Cristo como nuestro modelo. Supongamos que tomamos al Cristo crucificado y exaltado como modelo. ¿Cuál sería entonces la expresión de una vida conformada a este modelo? De nuevo, dicha expresión es precisamente la que se describe en 4:5-9.

Visto 1724 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.