Viernes, 23 Febrero 2024 06:17

LOS DOS MISTERIOS PRINCIPALES

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Colosenses 2:2 Para que sean consolados sus corazones, entrelazados ellos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de la perfecta certidumbre de entendimiento, hasta alcanzar el pleno conocimiento del misterio de Dios, es decir, Cristo,

Efesios 3:4 Leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,

Efesios 3:6 Que en Cristo Jesús los gentiles son coherederos y miembros del mismo Cuerpo, y copartícipes de la promesa por medio del evangelio,

Palabras del ministerio

La economía de Dios, según se revela en el Nuevo Testamento, contiene dos misterios principales. El primero es Cristo como misterio de Dios, y se revela en la epístola a los Colosenses. En Colosenses 2:2 Pablo habla del pleno conocimiento del misterio de Dios, es decir, Cristo. Cristo es el misterio de Dios. Dios es un misterio, pues, aunque Él es real, viviente y omnipotente, es invisible. Si nadie lo ha visto jamás, esto indica que es un misterio. Puesto que el Dios misterioso está corporificado en Cristo, Cristo es el misterio de Dios. Él no es solamente Dios, sino el Dios corporificado, el Dios definido, explicado y expresado. Así que, Cristo es Dios hecho visible. El Señor Jesús dijo: Él que me ha visto a Mí, ha visto al Padre (Jn. 14:9). Cristo, el Dios expresado, es el misterio de Dios. Esto constituye el primer misterio en la economía de Dios.

El segundo misterio es el misterio de Cristo, y lo revela y lo explica la epístola a los Efesios, específicamente el capítulo tres. Cristo también es un misterio. En Efesios 3:4 Pablo usa la expresión: El misterio de Cristo. Además, Colosenses 1:27 dice: A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Al creer en Cristo, Él viene a morar en nosotros. No obstante, el Cristo que tenemos es un misterio. Sí, Cristo vive en nosotros, pero la gente del mundo no se da cuenta. Para ellos, esto es un misterio. No obstante, aunque Cristo es misterioso, la iglesia es Su manifestación. Como Cuerpo de Cristo, la iglesia lo expresa. Cuando vemos la iglesia, vemos a Cristo. Entrar en la iglesia, equivale a entrar en Cristo, y relacionarse con la iglesia es lo mismo que relacionarse con Cristo. La iglesia es verdaderamente el misterio de Cristo.

Visto 138 veces