Jueves, 22 Febrero 2024 06:15

DEBEMOS SER MAYORDOMOS DE LOS MISTERIOS (2)

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Efesios 3:2 si es que habéis oído de la mayordomía de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros.

Efesios 3:8-9 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar a los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, y de alumbrar a todos para que vean cuál es la economía del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas;

Palabras del ministerio

(Parte 2 de 2)

Pablo era un mayordomo, y como tal impartía a Cristo en los creyentes. Al recibir dicha impartición, ellos podían crecer con la provisión que recibían. Así vemos que el ministerio de Pablo es una administración, un ministerio que nos imparte las inescrutables riquezas de Cristo para que crezcamos y lleguemos a ser la iglesia. Pablo no impartía las riquezas de Cristo únicamente a los santos individualmente, sino también al Cuerpo de manera corporativa.

Al servicio administrativo que Pablo llevaba a cabo se le llama la mayordomía. En otras palabras, esta mayordomía es el ministerio. El ministerio es una mayordomía, un servicio, que imparte las riquezas de Cristo en los santos, los miembros del Cuerpo, y en la iglesia, el Cuerpo en conjunto. Quiera el Señor que todos quedemos impresionados con estos dos asuntos cruciales, a saber, los misterios de Dios, y el mayordomo que los administra.

Los apóstoles fueron designados por el Señor para ser tales mayordomos, para que administraran los misterios de Dios, los cuales son: Cristo como misterio de Dios, y la iglesia como misterio de Cristo (Col. 2:2; Ef. 3:4). Llevar a cabo dicho servicio, dicha mayordomía, constituía el ministerio de los apóstoles.

Visto 169 veces