Martes, 20 Febrero 2024 00:00

RECIBAMOS TODO LO QUE DIOS DISPONGA PARA NOSOTROS

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

1 Corintios 3:21-23 Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, pero vosotros sois de Cristo, y Cristo de Dios.

Palabras del ministerio

En estos versículos descubrimos que no solamente los gigantes espirituales son nuestros, sino que todas las cosas, incluyendo las cosas negativas tales como el mundo y la muerte. Esto significa que hasta el mundo y la muerte pueden cooperar para nuestro bien. Dios usa todo para perfeccionarnos. Por consiguiente, todas las cosas son nuestras, nosotros somos de Cristo y Cristo es de Dios. Dios usa todo para perfeccionarnos con el fin de que seamos el Cuerpo vivo de Cristo. Así que, somos el Cuerpo de Cristo, y Cristo es la expresión de Dios. Por lo tanto, Cristo es de Dios. Dios se expresa por medio de Cristo, Cristo es expresado por medio de nosotros y nosotros somos perfeccionados por medio de todas las cosas. Si vemos esto, estaremos contentos de recibir todo lo que Dios disponga para nosotros. Tal vez Dios nos de un cónyuge difícil. Puede ser que Él nos envíe la muerte. Pero sea un cónyuge difícil o la muerte misma, toda obra para nuestro bien y es usado para perfeccionarnos. Así que, debemos recibir lo que Dios ha establecido y reconocer que Él lo usa para perfeccionarnos.

Como persona mayor, he pasado por muchas cosas importantes en mi vida, y puedo testificar sinceramente que todas las cosas son mías y que Dios las usa para perfeccionarme. Puesto que esto es así, me resulta difícil determinar cuál esposa le conviene a cuál hermano, y viceversa. ¡Cuán bendecidos somos de ser perfeccionados por todas las cosas! ¡Oh, qué bueno es ver que todas las cosas obran para nuestro bien!

A la luz de esto, no deberíamos exaltar a nadie ni tener ninguna preferencia ni elección con respecto a personas, asuntos ni cosas. Antes bien, debemos ver que todas las cosas, sean malas o buenas, cooperan para perfeccionarnos a fin de que lleguemos a ser el Cuerpo de Cristo, quien es la expresión de Dios. Este es el debido entendimiento de las palabras de Pablo cuando dijo que todo es nuestro, que nosotros somos de Cristo y que Cristo es de Dios.

Visto 180 veces