Lunes, 19 Febrero 2024 00:00

RECOMPENSA O SUFRIR PÉRDIDA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

1 Corintios 3:12-15 Y si sobre este fundamento alguno edifica oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego es revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego mismo la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida, él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvo, aunque, así como pasado por fuego.

Palabras del ministerio

Cuando Pablo dice: Él sufrirá pérdida, se refiere a la pérdida de la recompensa, no de la salvación. Sufrir pérdida en este contexto no significa perecer. La salvación que recibimos en Cristo no es por nuestras obras (Tit. 3:5), y es eterna e inmutable en naturaleza (He. 5:9; Jn. 10:28-29). Por lo tanto, los creyentes cuyas obras cristianas no sean aprobadas por el Señor que juzga, y quienes por eso sufrirán la pérdida de la recompensa, serán salvos de todos modos. La salvación que Dios da gratuitamente a todos los creyentes perdurará por la eternidad. Por otro lado, la recompensa que el Señor da sólo a los creyentes cuyas obras cristianas Él apruebe, corresponde a la edad del reino. La recompensa es un aliciente para su obra cristiana. Aunque serán salvos los creyentes cuyas obras cristianas no sean aprobadas por el Señor cuando Él regrese, ellos serán salvos como pasados por fuego. La expresión pasados por fuego seguramente indica castigo.

Cuando regrese el Señor Jesús, el santo fuego de Su juicio probará la obra de edificación que hayamos realizado. Solo la obra llevada a cabo con oro, plata y piedras preciosas podrá resistir el fuego y pasar la prueba. La obra de madera, heno y hojarasca será consumida. Si nuestra obra pasa la prueba del fuego, seremos recompensados. Según la enseñanza del Nuevo Testamento, la recompensa consiste en disfrutar el reino venidero. A los fieles, el Señor les dirá: Bien, esclavo bueno y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor (Mt. 25:21, 23). No obstante, si nuestra obra es consumida por el fuego, sufriremos pérdida. Obviamente esto no quiere decir que perderemos nuestra salvación, pues ésta es eterna y nunca la perderemos. Pero los versículos muestran que podemos perder la recompensa y todavía ser salvos, aunque, así como pasados por fuego. Esto constituye una seria advertencia.

Visto 148 veces