Sábado, 17 Febrero 2024 02:10

EL ESPÍRITU OBRA EN NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

2- Corintios 3:18 Mas, nosotros todos, a cara descubierta mirando y reflejando como un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Señor Espíritu.

Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados.

Palabras del ministerio

La transformación comprende la obra del Espíritu en nuestro interior y también por medio de nuestro entorno. El Espíritu obra exteriormente en nuestras circunstancias a fin de obrar interiormente en nosotros. Por ejemplo, el Espíritu puede usar a nuestros hijos para transformarnos. Nosotros esperamos que ellos serán sumisos y obedientes, pero tal vez uno salga terco o hasta rebelde. Este niño hará que seamos presionados por el bien de nuestra transformación. Soy una persona mayor con muchos hijos y nietos, y puedo testificar que el Espíritu a menudo usa a nuestros hijos para presionarnos y consumirnos como parte de Su obra transformadora. Cuando empecé a experimentarlo en mi vida familiar, me turbé y no le hallaba explicación a lo que estaba sucediendo. Poco a poco me di cuenta de que necesitaba el calor y la presión que me provocaban mis hijos. Llegué a entender también que necesitaba otras presiones. La arcilla necesita un calor y una presión intensificados para convertirse en piedra preciosa. Según Romanos 8:28, Dios hace que todas las cosas cooperen para nuestro bien. Esto es lo que necesitamos. Así que, no nos debe sorprender cuando aún nuestros hijos sean usados para presionarnos y consumirnos a fin de convertirnos en piedras preciosas.

Muchos cristianos están influenciados por la enseñanza que dice que, si creemos en el Señor Jesús y nos comportamos debidamente para la gloria de Dios, seremos bendecidos y prosperados en todos los aspectos. Según esta enseñanza, nos espera el éxito y la prosperidad. Además, se supone que nuestros hijos tendrán éxito en sus carreras predilectas. Si esta enseñanza fuese correcta, Pablo sería el creyente más desdichado que haya existido jamás. Escuche lo que dice en 4:11-13: Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados y andamos sin dónde morar. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y exhortamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todas las cosas. ¿Es ésta la descripción de una persona exitosa y próspera? La situación de Pablo era muy diferente de la que se promete en la enseñanza que dice que los que creen en el Señor y viven correctamente recibirán bendiciones materiales. No obstante, Pablo era el más dichoso de los cristianos, pues en él verdaderamente se forjó el Dios Triuno.

Alabamos al Señor porque estamos recibiendo Su suministro y pasando también por el proceso de transformación. También estamos agradecidos por el calor y la presión que nos transforma de arcilla a piedras preciosas.

Visto 181 veces