Viernes, 16 Febrero 2024 02:04

BEBER E INHALAR AL INVOCAR

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Isaías 12:3-4 Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad Su nombre.

Lamentaciones 3:56-57 Oíste mi voz; no escondas tu oído al clamor de mis suspiros. Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: No temas.

Palabras del ministerio

La manera de beber es invocar el nombre del Señor Jesús. Al invocar Su nombre, bebemos de Él y lo inhalamos. Invocar al Señor incluye inhalarle y beberle. El agua que bebemos yace en el aire que respiramos. La humedad espiritual en la vida de iglesia es muy elevada, pues en la iglesia no hay sequedad. Siempre que inhalamos el aire espiritual invocando: Oh Señor Jesús, también participamos del agua que está en dicho aire. Así que, inhalar equivale a beber, es decir, todo lo que inhalamos, también lo bebemos.

Por lo general no se necesita invocar en voz alta para beber. También podemos susurrar: Oh Señor Jesús. En ocasiones basta con decir: Señor, mientras que, en otras, con tal sólo decir: Oh es suficiente. Algunos pudieran decir que esto es supersticioso, pero después de experimentarlo por muchos años puedo testificar que invocar el nombre del Señor me refresca, me fortalece y me consuela. Sin inhalar y beber al Señor de esta manera me sentiría seco y sediento. Además, mi vida cotidiana sería bastante aburrida, y falta de refrigerio. Pero con simplemente decir: Oh Señor Jesús, soy refrescado.

Es posible que las personas cultas o profesionales piensen que invocar el nombre del Señor Jesús no es para ellos, sino sólo para jóvenes, para personas inexpertas o incultas. Pero beber es para todos. Si usted no bebe al Señor invocándole, se sentirá seco y hasta aburrido. ¡Cuánto necesitamos beber al Señor Jesús día tras día!

Visto 114 veces