Domingo, 17 Septiembre 2023 00:00

MANIFIESTA SU DEIDAD EN SU HUMANIDAD

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Versículos de la Biblia

Filipenses 2:6-7 El cual, existiendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo, tomando forma de esclavo, haciéndose semejante a los hombres.

Marcos 2:10-11 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: ¡Levántate, toma tu camilla, y vete a tu casa!

Palabras del ministerio

El Salvador-Esclavo era Dios mismo encarnado. Como tal, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse. Exteriormente, tenía la semejanza y el porte del hombre, aun la forma de esclavo, pero interiormente Él era Dios (Fil. 2:6-7). Él era el Salvador-Esclavo, y también el Salvador-Dios. Así que, no sólo tenía la capacidad de salvar pecadores, sino también la potestad para perdonar sus pecados. En este caso, aunque perdonó pecados en Su condición de Dios, afirmó ser el Hijo del Hombre. Esto indica que Él era el Dios verdadero y un hombre auténtico, que poseía deidad y humanidad. En Él, los hombres podían ver tanto los atributos de Dios como Sus virtudes humanas.

Al llamarle hijo al paralítico, el Señor se condujo de manera muy humana; se dirigió a él en una manera muy tierna y llena de bondad. Pero al decirle que se levantara, tomara su camilla y se fuera a su casa, el Señor manifestó Su deidad en Su humanidad. La humanidad del Señor estaba llena de virtud, mientras que Su deidad, llena de autoridad. La gloria que el Señor manifestó, expresó Su autoridad. Lo que le dijo al enfermo no fue una enseñanza, sino la expresión de Su autoridad, lo cual se confirma por el hecho de que el paralítico luego recibió la capacidad, la energía, para levantarse, tomar su camilla y andar. Todos los que estaban reunidos allí vieron la potestad, la gloria y la honra del Señor. Así que, en este caso vemos la humanidad del Señor expresada en la virtud y perfección de ésta, y Su deidad manifestada en la gloria y honra de la misma.

Visto 841 veces