Martes, 23 Abril 2024 09:32

LA PARTIDA DE UN SOÑADOR

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Emiro Bravo Muñoz, natural de San Agustín, creció con espíritu rebelde, reclamando justicia por los desvalidos, compartiendo su tiempo en la tertulia para debatir lo que consideraba merecía atención.

Fue un soñador por cambiar las cosas que consideraba no estaban bien, las que por más que luchó, exponiendo su vida, no fueron más que eso, un sueño.

Fue maestro de escuela en Bruselas y en veredas de Pitalito, luego tomó otro rumbo en su vida, que le permitió experimentar para él un mundo desconocido, en el entorno político de izquierda a la que perteneció.

En su vida política, fue concejal de Pitalito por el partido Alianza Democrática M-19 (AD-M-19), desde alzó su voz para reclamar mejores condiciones para los habitantes de los barrios marginados, pero su grito de oposición fue opacado por la entonces mayoría liberal y conservadora en el concejo.

Padeció la persecución de fuerzas contrarias a su ideología y tuvo que refugiarse en Italia. Regresó su tierra, a Pitalito, la que consideró su tierra preferida.

En 2006 ingresó a  la Universidad Surcolombiana en la carrera de Derecho, que ejerció, como abogado de los desprotegidos, sin importarle si le pagaban o no sus honorarios.

En una entrevista que concedió al programa radial ‘Venga Hablamos’, Emiro desnudó su pasado y expresó apartes del recorrido de su vida, hasta llegar a tener una afección de salud últimamente, que lo dejó respirando con un solo pulmón.

Mientras hablaba en la entrevista, siempre le rindió culto al cigarrillo, que no dejó de fumar, a pesar de las advertencias médicas.

El doctor Emiro como solíamos llamarlo, fue amigo incondicional de quienes reconocía como tales.

Hoy se ha marchado, dejando en el corazón de esos amigos, gratos recuerdos.

Visto 1317 veces