Jueves, 25 Enero 2024 17:00

¿CÓMO VA LO DE LA UNIVERSIDAD DEL CAFÉ?

Escrito por ALFONSO VELEZ JARAMILLO*
Valora este artículo
(0 votos)
*Periodista y abogado *Periodista y abogado

Si los cafeteros del Huila, con su empuje y tenacidad, fueron capaces de igualar y superar a sus experimentados homólogos de los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, en la producción de café, no estamos hablando de pequeños asuntos.

Y como no es una casualidad que el Huila sea hoy el mayor productor del grano en Colombia, en cantidad y en calidad, no hay duda de que el café huilense se ha convertido en el mayor aportante al desarrollo económico y la generación de empleo en este departamento.

Los recursos económicos y sociales, que genera la producción del grano en el Huila se democratizan bien, porque llegan a más familias y en todos los rincones del departamento. Por cuya razón, es significativo no dejar a un lado el proyecto de establecer la universidad del café en esta zona del país.

Este propósito de educación de educación superior le pondría frac y una posición de privilegio a esta actividad, que precisamente fue propuesta en su campaña por el actual gobernador Rodrigo Villalba Mosquera, razón por la cual los cafeteros huilenses tienen cifradas sus esperanzas de aprender a mejorar y explotar mejor sus procesos productivos.

Además, con esta perspectiva de perfeccionamiento agroindustrial y comercial, ligada a la perseveración del Ser humano a través del respeto al medio ambiente y, con la experiencia que hay en el Huila, las autoridades no deben bajar la guardia, especialmente en la tecnificación de los cultivos, su aprovechamiento y la articulación del proceso productivo con una eficaz comercialización, promoción y exportación.

Lástima que la entrega de los datos oficiales de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) sobre la caficultura colombiana sea tan lenta, sin embargo, en los informes del año 2022, se sabe que el Huila ganó nuevamente terreno.

La Producción del grano en el territorio nacional en el año 2021 fue 11.7 millones de sacos de café excelso, de los cuales el Huila contribuyó con 2.427.000 sacos.

Fíjense, pese a estas halagadoras cifras, el departamento que más exporta café al exterior sigue siendo el Quindío, que tiene 12 municipios, según la FNC, con aproximadamente 5.655 caficultores, 31. 074 hectáreas sembradas y 6.547 fincas cafeteras, hasta el mes de mayo de 2023, muchos menos que el Huila, pero está demostrado que en sus procesos nos llevan ventaja.

En el territorio huilense, con 35 municipios productores, hay alrededor de 145.000 hectáreas de cultivos de café cultivadas por 84.000 familias distribuidas en los 35 de los 37 municipios de vocación cafetera.

El mejor café de Colombia se cultiva en los departamentos de Antioquia, Nariño, Tolima y Huila y las cifras manifiestan la importancia de nuestro café como una gran oportunidad económica y social para los huilenses que necesitan formación técnica y profesional.

Y como el Huila está posicionado como el primer productor del grano y recibe el mayor presupuesto de parte de la federación, tiene el reto de avanzar para fortalecer la región Surcolombiana, en ese primer lugar.

Entendible que a pocos días de haber asumido el nuevo gobierno no haya noticia aún sobre la ofrecida universidad, pero se necesita que haya celeridad en la creación de este centro de educación tecnológico superior, se tiene que el nuevo secretario educación Orlando Parga, tiene esa misión del gobernador.

Y como la FNC, desde hace algunos años, tiene en sus planes la Universidad del Café debe aprovecharse que el actual gerente de la Federación de cafeteros, German Alberto Bahamón Jaramillo, es del Huila y conoce bien la región, razón por la cual este proyecto podría ser más expedito para cristalizarse.

Sin embargo, Bahamón Jaramillo, tampoco se atrevió a dar declaraciones por ahora, “cuando haya noticia lo llamo”, aseguró. Pero que no se demoren con la universidad.

Por ahora, creo que debe allanarse el camino y pensarse en el fortalecimiento de algunas instituciones públicas técnicas municipales y dar los primeros pasos, mediante convenios con las facultades de universidades públicas y privadas que trabajan en la región sobre actividades de infraestructura productiva y caficultura sostenible.

Con ellos se debe articular los esfuerzos para el desarrollo de proyectos que permitan mejorar la caficultura en calidad y en el mejor aprovechamiento de sus recursos, con programas pilotos que beneficie a los cafeteros del Sur del país. Por lo pronto, seguimos esperando la Universidad del café, señor gobernador.

Visto 615 veces