Viernes, 28 Mayo 2021 07:39

Cuidados del gato británico de pelo largo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Cuidados del gato británico de pelo largo

Los cuidados de un gato británico de pelo largo no deben ser muy diferentes a los de cualquier otra raza de pelo semi largo, debiendo tener las siguientes medidas higiénicas, nutricionales y preventivas:

Dieta equilibrada, completa y en cantidad ajustada según su edad, nivel de actividad, estado fisiológico, salud y condiciones ambientales. Se debe combinar el alimento seco (pienso) con comida húmeda (sobres o latas) diariamente en varias tomas a fin de un mejor control de enfermedades urinarias o dentales. 

Le puede interesar: ⇒ Gato británico de pelo largo

Higiene de los oídos, así como su revisión en busca de signos indicativos de alguna infección o parasitación.

Higiene de los dientes y su control a fin de prevenir sarro, enfermedad bucodental y gingivoestomatitis crónica felina.

Desparasitación y vacunación rutinarias.

Chequeos veterinarios cuando lo requieran y al menos una vez al año a partir de los 7 años.

Cepillado del pelo varias veces por semana, incluso diariamente en las épocas de muda (primavera y otoño) para prevenir las bolas de pelo.

Baño según lo requiera o en las épocas de muda para favorecer la pérdida del pelo muerto y evitar su ingestión.

Salud del gato británico de pelo largo

Los gatos británicos de pelo largo pueden vivir hasta los 18 años, siempre y cuando se les cuide y se les nutra como es debido, así como se mantengan revisiones rutinarias y diagnósticos rápidos de cualquier problema de salud que les pueda afectar. 

Aunque son susceptibles a desarrollar cualquier tipo de enfermedad o infección que afecta a los gatos, los británicos de pelo largo parecen tener mayor predisposición a ciertas enfermedades, tales como:

Sobrepeso y obesidad: el exceso de grasa y peso corporal puede traer consecuencias de salud graves como diabetes mellitus, urolitiasis y enfermedad cardíaca.

Enfermedad poliquística renal: se producen quistes llenos de líquido en los riñones que pueden crecer hasta tal punto de causar daños en el riñón y causar una insuficiencia renal.

Cardiomiopatía hipertrófica: se produce un engrosamiento del músculo cardiaco, lo que limita el espacio de acúmulo de sangre en las cámaras cardiacas y puede producir insuficiencia cardiaca.

 Isoeritrolisis neonatal: los gatos british suelen ser de grupo sanguíneo B, y si se cruzasen con un macho A o AB, los gatitos del grupo A o AB que tuviesen sufrirían de esta enfermedad cuando son amamantados, pudiendo llegar a morir tras producirse una reacción inmunomediada con rotura de glóbulos rojos (hemólisis).

Dónde adoptar un gato británico de pelo largo

Aunque cada vez se conoce más esta raza, a día de hoy aún es difícil de conseguir, son más frecuentes los británicos de pelo corto. Sin embargo, si contactamos con protectoras o refugios locales en ocasiones pueden informar mejor de como adoptar un ejemplar. Si no es el caso, en internet podemos buscar alguna asociación que rescate gatos british o, si no hay, de gatos de diversas razas y ver si hay disponibilidad.

Visto 269 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.