All for Joomla All for Webmasters
.::Revista La Región::. - Elementos filtrados por fecha: Junio 2019
Martes, 04 Junio 2019 00:00

A trabajar ¡vagos!

 

El país finaliza ocho meses de polarización, de debates, de muchos temas doctrinarios e ideológicos, pero no de problemas reales del país. El tema de Guaidó, el tema de Santrich, y el tema de las objeciones tuvieron finalmente una resolución para que las instituciones respectivas, las Cortes, las entidades competentes continúen abocando la problemática.

Hoy requerimos que el Congreso de la República, que el Gobierno Nacional, que el sector público se dedique a trabajar, se dedique a afrontar la problemática de los sectores productivos como el cafetero, lechero y todos los pequeños productores de nuestro país, también otros fenómenos del día a día como el desempleo creciente, el bajo crecimiento económico, la disparada de la divisa del dólar que ya vamos a romper hitos históricos de tres mil 400 pesos y esta es una temática que no se ha atendido y menos se ha solucionado, lo que ha ocasionado que voces desde los gremios y del mismo Banco de la República, como también de calificadoras internacionales estén prendiendo las alarmas y haciendo los respectivos anuncios.

Por lo tanto, la agenda del Gobierno y la agenda del Congreso tiene que afinar objetivos entorno a los problemas cotidianos, los problemas reales del país, entre otras como el tema de las pensiones que hoy está representando grandes preocupaciones de millones de colombianos que no tienen la esperanza cumplida.

El Gobierno Nacional se ha quedado sin agenda en el Congreso, pues los grandes proyectos y las grandes reformas brillan por su ausencia en el legislativo, salvo el proyecto de ley de las TIC´s que después de ocho meses de trámite se encuentra hasta ahora despejando impedimentos en la plenaria del Senado.

Esta situación es muy preocupante, toda vez que otrora, en el Capitolio se tramitaban las grandes reformas para el país, las que brindaban posibilidades de solución a los grandes necesidades nacionales, pero hoy la “fábrica de las leyes” no está produciendo mayor cosa, salvo algunas iniciativas de leyes de honor, que en la mayoría de los casos se quedan en el papel, sin ejecutar.

Esta parálisis legislativa es exclusiva responsabilidad del ejecutivo y del Gobierno en general, pues desgasto al Congreso en la insistencia de objetar la JEP, sin tener en cuenta que esta Jurisdicción Especial de Paz tiene un blindaje jurídico, la cual fue creada bajo el Acto Legislativo 01 del 4 de abril de 2017, quedando así incluida en nuestra Constitución Nacional.

Ese trámite fue desgastante, sin mayores resultados, al final se sabía lo que iba a pasar, que el poder legislativo y ahora el poder judicial no aprobaran tal iniciativa presidencial, aquí primó la continuidad de la defensa de la Paz nacional, se escogió el camino de la reconciliación y no el tortuoso camino de volver a la guerra y de incendiar el país.

El Congreso se enfrascó durante más de mes y medio en sesiones eternas y debates que más de argumentos tenían como objetivo mostrar las doctrinas e ideologías de una y otra bancada.

Desde el pasado 11 de marzo cuando el Gobierno presentó al Congreso las seis objeciones por inconveniencia a la Jurisdicción Especial de Paz, la agenda legislativa se paralizó y el país no supo de otros proyectos, como ya lo advertimos, nos concentramos netamente en una agenda política que en nada resuelve los grandes problemas del día a día de los colombianos.

Superado ese engorroso proceso, esperamos que el nuevo período legislativo que empezará el próximo 20 de julio, y con seguridad con un Presidente del Congreso del Partido Liberal, se retome el rumbo del poder legislativo y se pongan sobre la mesa proyectos de corte social tan escasos en esta legislatura.

Como dijo recientemente en Bogotá durante EXMA2019 el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama “quiero un mundo en el que se crea en hechos, no en opiniones”.

A cambio de resultados, éste Congreso se ha dedicado a debates incendiarios que han rayado en confrontaciones innecesarias, por lo tanto, el llamado es a trabajar ¡vagos! como dice una colega y como dicen en mi pueblo “a echar pala”.

Publicado en Opinión

 

Renuncia irrevocable de su militancia en el partido conservador presentó el precandidato a la alcaldía Franky Alexander Vega, la que radicó la presidencia del partido el pasado viernes 31 de mayo.

De inmediato, el Movimiento Alternativo Indígena y Social – MAIS -, en el municipio de Pitalito lo aceptó como candidato y ahora queda a la espera que el partido a nivel nacional le extienda el aval.

El señor Vega dijo que ha quedado liberado de la militancia anterior y que proseguirá su campaña en busca de aglutinar las mayorías para conquistar la alcaldía el próximo 27 de octubre día de elecciones.

“Nos cerraron una puerta, pero se abrieron miles en nuestro favor”, dijo el precandidato que por más de 25 años estuvo en las filas azules.

El trabajo con los miles de simpatizantes se extiende por todo el municipio y cada día son más las personas que manifiestan su apoyo, dijo un dirigente cercano a la campaña de Franky Alexander Vega Murcia.

La renuncia

Publicado en Política

  

El niño Kevin Stiven Murcia Becerra de 10 años que cayó a las aguas de la quebrada Cálamo en la tarde del viernes 31 de mayo, llevó a los organismos de socorro del municipio, encabezados por los Bomberos con la colaboración de La Cruz Roja y la Defensa Civil, a concentrar todos sus esfuerzos para la búsqueda y rescate que finalmente concluyó este martes a las 9 y 30 de la mañana.

Fueron 87 horas de incansable labor de los voluntarios especializados en esta clase de eventos con la dirección de unos oficiales de Bomberos que no escatimaron detalle alguno para estar al frente a las brigadas de rescate.

El mal tiempo y el alto grado de contaminación del lecho de la quebrada llevó a los rescatistas a adoptar medidas de protección para su integridad.

Para los voluntarios que también contaron con la colaboración de la alcaldía, la oficina de Gestión del Riesgo de Desastres, la Policía Nacional y del Ejército, fue motivo de satisfacción el haber logrado el resultado, que en algo alivia el dolor de la atribulada familia que veía que se esfumaban las esperanzas de hallar el cuerpo del infante.

Según lo reconoció la alcaldesa encargada Yaneth Sofía Ortiz Parra, el trabajo de los organismos de socorro fue oportuno, bien dirigido y con responsabilidad por la seguridad de sus unidades.

El comandante del Cuerpo de Bomberos, teniente Olmer Tovar, dijo que fueron 87 horas de trabajo sorteando toda clase de dificultades por el estado de la fuente hídrica que además de la contaminación que mantiene, estaba cercada de palizadas de material vegetal, que al levantarlo consiguieron dar con el cuerpo de la víctima, mil doscientos metros abajo del lugar del accidente.

A los Bomberos, la Cruz Roja, la Defensa Civil, el Batallón Magdalena y la Policía Nacional, la gratitud del pueblo laboyano, el reconocimiento de la administración municipal que facilitó la logística.

La alcaldesa encargada Yaneth Sofía Ortiz, hizo un llamado a los padres de familia para que asuman la responsabilidad del cuidado de sus hijos.

Para el director de la Oficina de Gestión del Riesgo, Jesús Andrés Munar, se continuará trabajando en un proceso de verificación del asentamiento de alrededor de 200 familias que tienen sus viviendas en zona de alto riesgo en las riveras de las quebradas Cálamo, Guadualito y río Guarapas.

Esa verificación obedece a sí ya han sido reubicadas algunas de ellas y reinciden en continuar en esos lugares.

Publicado en Pitalito
Odalis Morales Velásquez es una indígena zenú, de Córdoba, convencida de que la discapacidad es mental y no física. Nació sin brazos y elabora artículos en caña flecha con sus pies para sostener a su familia.

Cuando Odalis Morales Velásquez tenía 6 años recibió las primeras lecciones de su mamá y su abuela sobre el tejido en caña flecha: aprendió a hacer ribetes (bordes reforzados) para diversos artículos. Han pasado cerca de 40 años y ella ya es una experta que elabora sombreros vueltiaos, pulseras, bolsos, y mucho más.

A simple vista, su historia no parece novedosa pues en la cultura zenú del departamento de Córdoba es normal la transmisión de los saberes tradicionales de una generación a otra; solo que Odalis nació sin brazos y teje con los dedos de los pies.

Entrelaza y cruza fibras de caña flecha de distinto grosor con sus pies. Entre los dedos gordo y  segundo pasa las hebras con un cuidado y una paciencia que impresiona y, poco a poco, evitando cortarse, le va dando forma al artículo que le hayan pedido.

Con la venta de esos productos y una fuerza interior que sobrepasa todo obstáculo, ha mantenido a su mamá y sacado adelante a sus dos hijos, hoy de 20 y 8 años.

Tuvo que irse hace 25 años del resguardo zenú ubicado en San Andrés de Sotavento, Córdoba, cuando un grupo de paramilitares, que disputaba el terreno con un grupo guerrillero, le quitó la vida a su padre, a su hermano mayor y les arrebató a ella y a su mamá la finca en la que vivían. “Quedamos en la calle”, cuenta.

Hace 11 años vive en Bogotá y se declara tranquila y feliz. Dice tener solo un sueño: “tener una vivienda digna, que el Estado me ayude con eso”.

Expuso y vendió sus productos en un stand de la Feria de Emprendimiento organizada por la Unidad para las Víctimas y la empresa privada Terpel en Bogotá, en desarrollo de una estrategia que se basa en alianzas público privadas, en beneficio de las víctimas del conflicto armado.

Sentada en una silla, ubica ambos pies sobre la mesa en la que organizó manillas, collares, aretes, anillos, billeteras... Con esa posición de trabajo, empieza a tejer un cinturón. “Me gano el pan de cada día con mis pies”, manifiesta sonriente.

Hoy, Odalis es una microempresaria que ha recibido pedidos hasta de cuatro millones de pesos y para cumplir esos compromisos, les da empleo a otros familiares. “Cuando era niña pensé que esto sería pasajero, jamás pensé que llegaría a grandes exposiciones”, afirma. Con sus productos, ha representado en diferentes exposiciones y ferias a la Unidad para las Víctimas.

Mientras se deja tomar fotos y responde preguntas, saluda a otras personas levantando un poco la pierna y moviendo de lado a lado el pie derecho varias veces; pocos minutos después hace una seña con el mismo miembro inferior para que la esperen un momento.

Lo suyo es tejer, pero no solo productos en caña flecha, en realidad ha tejido toda su vida con los dedos de sus pies. Por eso se lanza a decir, antes de atender a un nuevo cliente en la feria: “Y un mensaje para la juventud: que la discapacidad es mental, más no física”.

Publicado en Indígenas

 

La volatilidad internacional del precio del café y la reducción del número de hectáreas cultivadas del grano en el país, han llevado a los productores a buscar alternativas para mejorar sus ingresos, sin perder su tradición cafetera.

Para atender esta necesidad, Colombia Productiva abrió una convocatoria para que productores de Antioquia, Nariño y Quindío adquieran herramientas para desarrollar productos turísticos a partir de la experiencia de la cosecha de café. Serán nueve asociaciones de cafeteros las que tendrán la oportunidad de capacitarse y adquirir conocimientos para diversificar sus fuentes de ingreso.

“Este programa de capacitación es relevante dado que, en promedio, los productores tienen menos de cinco hectáreas, por lo que, en momentos de inestabilidad de precios, deben buscar mecanismos para optimizar sus ingresos a partir de su actividad cafetera. Es importante que los cafeteros puedan aprovechar el potencial de sus cultivos y cultura, que tienen un gran interés para los turistas”, indicó el presidente de Colombia Productiva, Camilo Fernández de Soto.

De acuerdo con la información de la Federación Nacional de Cafeteros, el sector del café en Colombia es sin duda uno de los principales sectores de la economía nacional, aporta 22% del PIB agrícola y 12% del PIB agropecuario. En 2018 se produjeron 13,6 millones de sacos, de los cuales se exportaron 12,8 millones de sacos del total de la producción.

La convocatoria, que será financiada con recursos de la Unión Europea, les permitirá identificar los atractivos turísticos al interior de las fincas cafeteras, formular un plan de negocios y capacitarse sobre fuentes de financiación a las que podrían aplicar las asociaciones beneficiadas.

“Nuestro trabajo en Colombia Productiva es ayudar a los empresarios a mejorar los productos y servicios con potencial de exportación. En el caso del turismo, buscamos que las regiones se preparen mejor y diversifiquen su oferta turística. Dada la importancia y el reconocimiento con el que cuenta el café de Colombia, los turistas esperan no sólo tomar un buen café, sino además visitar las zonas donde se produce el mejor café del mundo”, completó Fernández de Soto. 

En esta medida, se ha reconocido el atractivo turístico que existe alrededor de la producción del café, especialmente en los territorios que se encuentran dentro del Paisaje Cultural Cafetero (reconocido ante la UNESCO como patrimonio de la humanidad), pero también en otras zonas del país donde se están produciendo cafés de altísima calidad.

Colombia Productiva y la Unión Europea buscan apoyar a las asociaciones de productoras de cafés especiales, para que formulen planes de negocio alrededor de la producción del café, buscando que estas nuevas herramientas les permita identificar fuentes adicionales de generación de recursos.

Publicado en Café & Turismo

La imponencia y belleza del cerro Banderas en Puerto Carreño, contrasta con los cuadros de miseria e indignidad de aproximadamente 50 familias indígenas -unas 200 personas-, que nos deja un profundo dolor de patria, por la falta de agua potable.

La perfección de la naturaleza contrasta con la falta de un eficiente servicio de acueducto.

Estas familias con una alta densidad de niños, ancianos, hombres y mujeres que viven del reciclaje entre pilas de putrefacta y maloliente basura, que toman agua de pozos que contienen lixiviados, exponiendo su salud por los altos grados de contaminación.

Migrantes y propios, presionados por factores de violencia y abandono, y cuya consecuencia es la desesperanza, que quieren curar con el consumo de sustancias psicoactivas, constituyen otro sector de la población se suman al mundo de la desilusión por la falta de oportunidades en una población víctima de la violencia y el desplazamiento.

Esta franja de Colombia tiene similitudes de su problemática social con La Guajira y el Chocó.

Gentes que, por la complejidad de su problema, no solo están huérfanas desde las entidades del Estado sino inclusive por el mismo movimiento indígena

Estas son realidades de este país rico en biodiversidad y con tanto potencial, pero con grandes desigualdades donde los sectores vulnerables no son la prioridad en la inversión social.

Intentaremos desde la Organización Nacional Gobierno Mayor, trazar una ruta de incidencia, en alianza con la Defensoría Nacional y Regional del Pueblo, para tratar estas indignantes condiciones en las que simplemente existen seres humanos que además son indígenas, algunos de ellos sin siquiera hablar la lengua española.

Publicado en Indígenas

 

Un estudiante de la Universidad del Cauca natural de Pitalito, pero residente en la vereda Capillas municipio de Isnos falleció en la madrugada de este domingo en un accidente de tránsito en la vereda Alto de los Ídolos.

Se trata de Omar Ardey Vargas Alvarez de 40 años, quien pereció al estrellarse la moto en que se movilizaba con otra donde resultó otra persona herida.

Las exequias tendrán lugar este martes a las 11 de la mañana en el cementerio del corregimiento de Guacacallo.

Los servicios funerarios los ofrece la empresa Funerales La Paz en la ciudad de Pitalito.

Publicado en Judicial
Sábado, 01 Junio 2019 00:00

El colmo

 

Las comunidades del sur del Huila agobiadas por las cargas impositivas del Gobierno, lo mínimo que pueden esperar como retribución son unas vías carreteables en buen estado.

Cada ciudadano en la medida de sus capacidades económicas paga sus impuestos que salen de su bolsillo en mayores costos de transporte, insumos agrícolas, en cada producto del supermercado. Pero a cambio solamente tiene en su contra la desidia oficial.

Desde hace algunos meses se están poniendo de moda nuevamente las llamadas mingas comunitarias, con aportes directos de cada asociado para proceder a arreglar las vías que el Estado debe atender.

Primero lo hicieron en San Agustín por iniciativa del sacerdote Leyber Cantillo de la parroquia de Lourdes, que convocó a las comunidades para hacerle mantenimiento a un tramo de la vía nacional que conduce a Pitalito. Más de mil personas, entre comerciantes, transportadores y campesinos hicieron rocería del monte que había invadido el corredor vial. Aportaron dinero para comprar asfaltita para tapar huecos.

Luego lo hace la comunidad de la vereda El Higuerón en un tramo de 7 kilómetros de la carretera departamental Pitalito Acevedo. Allí lo campesinos liderados por el concejal de esa comunidad Jairo Bolaños compraron 35 bultos de cemento para tapar huecos y habilitar la calzada.

Por último, la comunidad de Bruselas hizo idéntica activad en la carretera nacional que conduce a Mocoa, en el tramo Bruselas Pitalito.

Son loables esas iniciativas de la comunidad, pero eso estaría bien en las carreteras y caminos vecinales, allá en sus comunidades con el apoyo del municipio, pero no en las vías de la nación, concesionadas a grandes consorcios que no cumplen con sus obligaciones.

Es el colmo que, las comunidades tengan que hacer el trabajo de los contratistas incumplidos y de las instituciones que tienen los equipos, el personal y el presupuesto.

Publicado en Pitalito
Sábado, 01 Junio 2019 00:00

Hoy, confusión

 

Un geiser gigantesco ha horadado nuestro comportamiento. Nos lleva a profundas heridas, donde la culpa se deposita con violencia en los otros y agrava las cicatrices, saladas, vivas, como si depositáramos salmuera para que jamás tengan saneamiento. No es ya la consabida lucha de clases, ni siquiera las diferencias de raza, mucho menos la percepción de la vida o la existencia de Dios. Nos dividen las cosas superfluas, las frases sin significado, las culpabilidades cultivadas atribuibles y atribuidas, nos separan y nos ponen en peligro de nuestra propia supervivencia. Ni siquiera es la razón, o los intereses particulares, es una conjunción de circunstancias que nos hacen violentos, confusos, rabiosos. Es la incertidumbre, y buscamos seguridad.

Es un radicalismo de total locura. Todo se convierte en enfrentamiento, parase que nuestra humanidad desapareciera, parece que estuviéramos al borde del cataclismo si pensamos que el otro, nuestro adversario no debe existir. La ponderación son cualidades desaparecidas, la moda es la virulencia alimentada por posiciones irreconciliables, y eso no lo sana las ideas políticas, ni siquiera el triunfo del equipo de fútbol de nuestra preferencia porque la afición se convierte en otro sofisma para la muerte, para matar al enemigo.

Con esa actitud contestaría de derecha o de izquierda descalificamos. La razón es otra cualidad perdida. No es un defecto doméstico, es lo que el mundo nos muestra, es la pelea comercial, es la búsqueda de la supremacía, es la marca impuesta, la moda avenida, el comportamiento generalizado de una cultura que acerca para el insulto, para la supremacía, para moldear la Ley según interés particular. No hay razón; solo fanatismo. Nos hemos perdido en un enjambre de disquisiciones atendiendo a la habilidad particular de quien desata la aspereza, y redondo nos parcializamos, redondo tomamos partido por un flanco que no mide las consecuencias; para ir derecho a la hecatombe.

El problema es que no nos detenemos. Es una guerra de términos, de posiciones, de interpretaciones, ni siquiera de territorios. Es la guerra por el verbo que se conjuga con capricho para poner el plano de la obligación en el otro, cuando yo no tengo por qué cumplirla. Y, claro, con la perdida de la sensibilidad, con la pérdida de las interpretaciones, lo importante es el pragmatismo. Son los cables y los chips los que deben ordenar la vida, lo físico es lo trascedente, el aspecto exterior es lo que importa. Sin duda el entierro del canto, de la poesía, de la filosofía y hasta de la religión nos vuelve de piedra. A ello queremos llevar la lúdica, culpa de un mundo materializado, donde también las sensaciones tenemos que adquirirlas, comprarlas en el supermercado o en la tienda virtual, y si no encontramos satisfacción quedan las sectas o las drogas, o el suicidio como cura improrrogable para la depresión, una enfermedad cataclística que conlleva a la muerte

Sin saber, nos estamos matando. En una sociedad que no puede tolerar nuevas exploraciones, porque el mundo como es hoy va hacia la desaparición, si pensamos que no debemos detenernos.

Publicado en Opinión
Página 9 de 9