All for Joomla All for Webmasters
18 Octubre

El candidato ideal

Escrito por  MIGUEL RODRÍGUEZ HORTÚA

Por todas partes de nuestra geografía departamental se mueven candidatos y candidatas a Cámara y Senado buscando a líderes y personas del común, tratando sumar votos para conquistar o refrendar su credencial en la alta corporación legislativa. Abrazos, besos, discursos y promesas individuales y colectivas, son plato de cada día. Convencer es una tarea difícil en razón al engaño repetido al que han sido sometidos hombres y mujeres durante muchos años.

 

Nuestra sociedad sin importar sí es rural o urbana cada día evoluciona, difícilmente cae o se deja atrapar en la telaraña del engaño. En las próximas elecciones legislativas de marzo del próximo año, seguramente más del 50% se abstendrá de votar, pues ante los estruendosos escándalos por corrupción, que saltan a diario en la mayoría de las instituciones, están creando un clima de total desconfianza por parte de electores potenciales.

 

Ante la desconfianza colectiva de cara a las instituciones y candidatos surge la oportunidad para que nuevas figuras salten a la arena política, que coparán espacios hoy del tradicionalismo político, y que bien, qué nuevas figuras reemplacen a quienes durante muchos años se han burlado de sus electores. Pero ojo, que la gente en el afán de pasarle cuenta de cobro a los mismos de siempre, termine eligiendo a otros aún peores.

 

Por ser el fundador regional e integrante de la dirección nacional de un partido político, protagonista en los primeros lugares en Colombia, seguidamente se me acercan posibles candidatos a manifestar su deseo de hacer parte de nuestras listas de Cámara y Senado, a quienes debo escuchar y analizar su perfil, hacer mi modesto análisis, para luego ayudar a la toma de decisiones que se harán en equipo con nuestros diputados, concejales, ediles, miembros del ejecutivo departamental y luego en dirección nacional.

 

Un país como el nuestro en donde la ética, los principios y los valores han sido pisoteados por los llamados a defenderlos; no participar, no votar se termina convirtiéndose en cómplice de quienes pretenden con mentiras y dinero permear la conciencia de personas buenas que entregan su voto a cambio de falsos encantos o de irrisorias limosnas.

 

El candidato ideal sea hombre o mujer sin importar sexo, raza, estrato social o edad, debe haberse hecho por sí mismo: un empresario exitoso, un valor que lo diferencie del resto de adversarios, una amplia trayectoria liderando causas sociales, no desde los cargos públicos, sino desde sus propias iniciativas.

Visto 71 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario