All for Joomla All for Webmasters
21 Agosto

Marmotas de las vías

Escrito por  DIÓGENES DÍAZ CARABALÍ

Muchos funcionarios públicos duermen en los laureles, o viven en la estratosfera, levitando porque no se dan cuenta de los problemas que les incumbe, esperan que aparezcan las críticas, las protestas de los ciudadanos que incluso se hacen golpear por ese sistema nefasto de control de orden público llamado SMAD, por la solución de los diferentes problemas que el estado debe atender.

Marmotas son los encargados del sistema vial colombiano, donde el más claro ejemplo se da en el Cauca. Tuvo que ponerse verraco el gremio transportador, los comerciantes, el sector industrial, para que los encargados del mantenimiento del tramo de la Carretera Panamericana comprendido entre Cali y Popayán procedieran a realizar las reparaciones, para que taparan los verdaderos cráteres abiertos, de lo que los únicos que los veían ni se daban por enterados eran los funcionarios del consorcio con que el gobierno contrata su mantenimiento. Lógico, después de muchos contratiempos, de no pocos accidentes y daños mecánicos a los vehículos en una troncal de alta velocidad y de altísimo flujo, procedieran a su reparación. Surge la duda: ¿Qué hacen con la  millonaria recaudación de los peajes? Esa parece otra olla muy apetecida, un negocio redondo.

Ahora queda el tramo Popayán-Pasto, imposible de transitar, se sale de un cráter para caer en otro; a pesar del duro verano que se vive por este tiempo, no se ve intento de reparación. Por esta vía transita el comercio con los países del Sur del continente, con el Ecuador y el Perú, tan activo en los últimos años, pero también el tan dinámico de las prósperas regiones de Nariño y Putumayo. El flujo vehicular es intenso, dos peajes recaudan sumas millonarias por la dinámica de vehículos pesados, de muchos ejes, pero las pésimas condiciones de la carretera no compensa el dinero que el Estado cobra, y parece que los únicos que no se han enterado son precisamente los funcionarios de Instituto Nacional de Vía, INVIAS, quienes parecen estar engrapados a sus asientos de burócratas cobrando el salario solamente.

Ya hay voces de inconformidad de transportistas, de habitantes de la región, de los gremios productores, de los comunicadores frente al pésimo estado de la carretera. Han publicado comunicados en diversos medios de comunicación, pero como diría en una ocasión la flamante Jefe de Planeación del departamento del Cauca en forma soberbia y grosera: “Yo no leo esas idioteces”; los funcionarios, sin duda, ni siquiera se toman la molestia de leerlos, “les resbala”, no les preocupa las preocupaciones de la gente. Vamos a ver cuándo se les antoja mejorar la vía, o la platica del mantenimiento la tienen ganando intereses como les gusta, porque del dinero de los contribuyentes, siempre, muchos quieren sacar tajada.

Esperemos a ver si actúa la benevolencia divina porque, en este país del Sagrado Corazón, parece que todo ocurre por acto de milagro, cuando a los sordos y ciegos funcionarios les da la bendita gana escuchar, cuando se les antoja bajar el culo y sacar la cabeza de la arena como las avestruces, y pueden ver lo que pasa a su alrededor.

Visto 240 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario