All for Joomla All for Webmasters

10 Septiembre

La máquina tragamonedas del municipio de Pitalito.

Escrito por  EVER VERÚ COLLAZOS

 

Muy bien calificadas como máquinas tragamonedas, las cuales se hallan ubicadas en los llamados casinos, casas de apuestas o de juegos, dispuestas en sitios estratégicos de la ciudad y hasta en las tiendas de barrio, cuya función principal es la de atraer incautos e ingenuos apostadores con el único fin de llenar las arcas y los bolsillos de sus propietarios; son únicamente comparadas en nuestro municipio con el Instituto de Tránsito y Transporte de Pitalito “INTRAPITALITO”, cuya función principal también pareciera ser la de atrapar ingenuos, incautos y desprevenidos conductores de motocicletas en su gran mayoría, con el único fin y prioridad de efectuar comparendos a diestra y siniestra por la razón legal que sea, y atraparlos para sonsacarles el dinero a como dé lugar, y de paso llenar los bolsillos de unos cuantos tal como se rumora, desconociendo las verdaderas funciones de los institutos o autoridades de transito adscritos al ministerio de transportes de la Nación. Nada más comparado parecido, y similar podría encontrarse en nuestro municipio de Pitalito.

 

Para conocimiento general y refrescar un poco la memoria, las principales funciones de aquellos institutos en el país, de manera generalizada distan y se diferencian muy muy poco unos de los otros en sus funciones, y en nuestro municipio el propósito principal de los veinte (20) guardas o agentes de tránsito, es la de “Velar por el orden del flujo vehicular y peatonal en las vías públicas, desarrollar funciones preventivas, de asistencia técnica, (¿lo hacen seguidamente?) de vigilancia y control de las normas de tránsito y transporte, conforme a las normas y procedimientos vigentes. Situación muy contraria a la aplicada por los guardas o agentes de tránsito del “INTRA PITALITO”, desconociendo sus verdaderas funciones o más aun conociéndolas se hacen los de la vista gorda únicamente cumpliendo directrices supondría uno, con el objetivo principal de llenar las arcas de aquel instituto y/o de altos mandos y al parecer en busca de sus propios intereses personales. Su misión y visión:

 

MISION

El Instituto de Tránsito y Transporte del municipio de Pitalito INTRAPITALITO, promueve el respeto por las normas de tránsito, la movilidad y la seguridad vial, generando una cultura ciudadana que tenga como objetivo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del Municipio, a través de acciones de educación, organización, prevención, control del tránsito y prestación de servicios con talento humano calificado; utilizando la tecnología disponible y orientándose al desarrollo sostenible de la región.     ¿Tanta dicha será cierta?

 

VISION

El Instituto de Tránsito y Transporte del municipio de Pitalito INTRAPITALITO, para el año 2019 será reconocido como el organismo de tránsito líder en el Departamento por su alta calidad en la prestación de servicios de tránsito y transporte, con criterios de: humanidad, ( lo que menos implementan) seguridad, eficiencia y agilidad. Haciendo uso de los recursos tecnológicos disponibles y el mejor talento humano para promover la movilidad, seguridad vial y la preservación de la vida.

 

Es de vital importancia que estos señores conozcan pormenorizadamente el código de transito de Colombia, así como también las funciones de tránsito y transporte de la policía nacional, tanto como la normatividad que sobre la materia expide continuamente el ministerio de transporte, como ente regulador de las políticas de tránsito, transporte e infraestructura vial en el País. De igual manera deben conocer completamente el manual de funciones del INTRAPITALITO, y en consecuencia apliquen la normatividad vigente. ¿Será que ni eso conocen y no tienen ni la menor idea de que se trata y su único propósito y fin es monetario?

 

No es otra la sensación que queda en la ciudadanía.

Hoy se rumora en Pitalito por doquier que existen guardas de transito que se proponen como meta no solo efectuar los comparendos exigidos diariamente por sus superiores para dar cumplimiento a su gestión, y con esto asegurar su continuidad en el trabajo, y no conformes con esto, se ponen como meta personal llenar sus bolsillos con sumas promedios a $500.000, pesos diarios también.

 

De ser esto cierto sería pertinente y oportuno, que los entes de control del país (las ias), se dieran a la tarea de investigar con lupa minuciosamente, y en detalle los patrimonios económicos de todos y cada uno de las personas adscritas a dicho instituto, porque insisto se estarían supuestamente enriqueciendo ilícitamente algunos funcionarios de dicha entidad, con los dineros de los más incautos y en detrimento del mismo municipio, incurriendo en delitos penales, por estarcen apropiando y defraudando el erario público, quedándose con los dineros del propio instituto y por supuesto de lo que recogen por las famosas mordidas o sobornos que exigen y recogen a diario tal como muchos rumoran pero que por temor o ignorancia no denuncian.

 

Se presume dicen por ahí, que algunos funcionarios del INTRA, ostentan la propiedad de lujosos y suntuosos bienes muebles e inmuebles, lo que no sería concordante y proporcional poder adquirir de manera legal aquellas propiedades, esto de conformidad con los moderados sueldos que se dice, perciben por prestar sus servicios.

 

Datos extraoficialmente conocidos, afirman que en el año vigente, cada uno de los veinte (20) agentes de tránsito, obtienen ingresos mensuales promedios por una suma de un millón novecientos mil pesos $1.900.000, y en consecuencia con esto, sería oportuno que los entes de control entraran a revisar cada caso y hacerle el seguimiento a que dé lugar hasta desenmascarar y castigar severamente la conducta de aquellos sinvergüenzas que se estuvieren lucrando ilegalmente cometiendo el delito además de enriquecimiento ilícito.

 

Concediéndoles el beneficio de la duda, derecho consagrado en las normas constitucionales y legales para todos los Colombianos por igual, de no ser cierto los supuestos comportamientos inadecuados e ilegales de estos señores, por los cuales los señalan varios ciudadanos, seria magnifico para ellos que salieran avantes luego de una exhaustiva investigación, y en consecuencia tuvieran la oportunidad de salir con la frente en alto desmintiendo todas las acusaciones y/o señalamientos de que son objeto por parte de la ciudadanía, mostrando una hoja de vida limpia y transparente en el ejercicio de sus funciones y de paso levantar la alicaída imagen del mencionado instituto, que raya por el piso y se mantiene constantemente en grados bajo cero.

 

Si bien es cierto que no es justificable desde ningún punto de vista legal que el conductor de un automotor, viole e infrinja las normas de tránsito, tampoco es razonable ni excusable que se persigan a tanto conductor desprevenido de motocicletas de una manera infame, despiadada, cruel, inhumana y desalmada con el único fin y propósito de un lucro económico, por encima de aportar a la movilidad y a la prevención de accidentes como su principal función.

 

Se pregunta la ciudadanía en general, si tantos comparendos están obligados a realizar diariamente para dar cumplimiento a sus fines y directrices, ¿porque no se van los fines de semana especialmente en las noches, a la llamada zona rosa y a los sectores de expendio de bebidas embriagantes, pues no solo cumplirían sus metas, sino que de paso al inmovilizar automotores estarían salvando la integridad física de las personas y hasta su vida misma?

 

¿Pero,  cómo es posible que en las llamadas horas pico, estén apostados en las salidas de los colegios, y hasta del mismísimo hospital departamental de Pitalito a la espera de que caigan en sus fauces los más desprevenidos?, toda vez que quienes ingresan o salen de dicho centro hospitalario andan en gestiones humanitarias y totalmente distintas, menos a la espera de que los feroces guardas estén a la espera de su desprevenida presa para atraparla a como dé lugar.

 

¡Que salvaje e inhumano y descarado comportamiento!

En muy contadas y excepcionales ocasiones se miran en el centro de la ciudad en las horas pico, y cuando lo hacen pareciera que su única función y propósito es la de realizar comparendos a diestra y siniestra sin importarles el cumplimento de su función principal que es la de poner en marcha la movilidad en el municipio.

 

Tampoco es raro mirarlos cuan manada de perros salvajes hambrientos en jauría, con sus garras afiladas y sus fauces abiertas, apostados en grupos, desde todos los flancos en las glorietas, en calles carreras y avenidas, de una manera estratégica y muy bien programada esperando que la incauta, ingenua y desprevenida presa caiga en sus fauces para atraparla, desgarrarla y desmembrarla económicamente para poder saciar su desmedido e incontrolable apetito por el dinero.

 

Es más, en muchas ocasiones están apostados en sitios ilegales no permitidos por las mismas normas de tránsito, pero desafortunadamente la gran mayoría de los ciudadanos desconocemos las normas vigentes, y por algunas de esas razones tampoco hacemos respetar nuestros propios derechos ni las mismas reglas permitidas constitucionalmente.

 

El conductor de algún tipo de automotor y en especial los de motocicletas, sienten temor y un pánico aterrador cada vez que se encuentra con estos desagradables personajes. El ciudadano no encuentra en el guarda de transito al servidor público amable, cordial, respetuoso y atento, a ese ser humano con calidad y calidez, que este presto a indicarle, a guiarle a colaborarle y al servicio de todos, sino que cada vez que se enfrenta a este, en la mayoría de los casos, se siente constreñido, sobornado, restringido, atemorizado, aterrado y acorralado por todos los flancos, y es tanta la desazón y la zozobra, que impávidamente siente que se encuentra de frente con el mismísimo satanás, o como si se encontrara con la aterradora muerte, a sabiendas de que ya no podrá esquivarla y menos evitarla, sintiendo más cerca que nunca su triste y lánguido final, a la espera de su deceso como su única salida.

 

Nos preguntamos los laboyanos ¿a dónde van parar todos los recursos que a este instituto ingresan únicamente por el recaudo de comparendos?

 

Según datos conocidos de manera extraoficial, de conformidad con el presupuesto de gastos e ingresos contemplados para la actual vigencia del año 2019, son exorbitantes las sumas que ingresan solo por comparendos, los cuales no describiré en cifras de manera puntual y exacta, todo para evitar especulaciones e imprecisiones.

 

Hoy en Pitalito la gran mayoría de las calles y carreras de este municipio no tienen una señalización clara y precisa, me atrevería a decir que más del ochenta 80% por ciento carece de ella, y por tanto se transita únicamente por sentido común, por un formalismo y costumbrismo, ya creado y arraigado.

 

Pues una cosa muy distinta es lo que presentan en los informes a la ciudadanía tal como el presentado al concejo municipal en el presente año, en donde más del cincuenta 50% por ciento de las 179 páginas que lo componen, corresponde a fotografías de hasta de una página por actividades realizadas de manera repetida, en donde exponen, maquillan y muestran cualquier cantidad de publicidad mostrando magnificentes y amplias imágenes, supone uno, en aras de mejorar el alicaído prestigio del mencionado instituto, y otra totalmente distinta la realidad percibida y vivida.

 

Como dice mi madre, el papel puede con todo.

Ahora que está tan de moda el tema del INTRA en los conversatorios y debates de campaña electoral a la alcaldía del municipio, algún candidato propone acabar con dicha entidad. Otro sugiere modernizarlo remodelarlo, reorganizarlo, readecuarlo y darle continuidad a sus funciones bajo ciertos requisitos y controles exhaustivos. Pues bien la solución no es liquidar dicho instituto, pues no solo se vendría en contra del municipio cualquier cantidad de demandas laborales justificadas en los casos debidos, sino que eso supondría un detrimento a los recursos municipales no solo por las demandas sentenciadas a favor de los demandantes, sino por la inversión en la creación de un instituto nuevo.

 

Como sarcasmo y para reírse un poco, traigo a colación un viejo cuento “de aquel marido al cual le comenta su vecino que su querida y amada esposa le es infiel en sus ausencias, y que lo hace siempre en el sofá grande de la sala de su casa, y el ingenuo hombre para acabar con el problema de raíz y darle una solución definitiva, decide vender el sofá para terminar con dicha infidelidad”.

 

Acá en el mencionado caso que nos atañe sucedería lo mismo…

¿Que se ganaría con liquidar aquel instituto y crear uno nuevo, si lo único que se lograría seria engendrar un mal peor, más si se vinculare nuevamente por ley a una cantidad de estos sinvergüenzas y corruptos tal como se rumora por muchos ciudadanos?

 

Uno de los candidatos sugiere que una de las formas de modernizar y evitar a la vez que se cometan tantos abusos por los agentes o guardas de tránsito y por todo el personal adscrito, sería que al entrar al ejercicio de sus funciones, se les instales cámaras de video en los bolsillos y estas permanezcan ahí encendidas hasta la terminación de su jornada laboral. Una vez terminada sus funciones diarias se pasen por un escáner para revisar de manera transparente si estos señores han cometido algún tipo de faltas, que por leves que sea, deben ser sino destituidos de conformidad con la falta cometida, por lo menos sean sancionados para ver si así escarmientas los demás. Me perece desde mi óptica una maravillosa propuesta, claro está que este monitoreo debe pasar por varios filtros, y es muy vital que las personas encargadas de revisar dichos comportamientos gocen de una hoja de vida incorruptible, transparente, vertical, e idónea para realizar dichas funciones y no permitan que se dejen permear por la corrupción de quienes están siendo objeto de dichos seguimientos, porque a la postre de nada serviría implementar algún tipo de controles.

 

Bueno la anterior es una de las tantas opciones viables que se podrían implementar para reducir drásticamente tanto abuso cometido y así reducir el nivel de corrupción que tanto se delata y que supuestamente cometen a diario funcionarios de las distintas áreas del mencionado instituto de tránsito.

 

Para los candidatos actuales a ocupar el cargo de Alcalde Municipal, este mensaje muy respetuoso para que no se peguen del álgido tema como caballo de batalla con el fin de lograr adeptos para la consecución de sus propósitos, sino que independientemente quien llegue a ocupar tal distinción, tome cartas en el asusto, implementando decisiones firmes, verticales y concretas, y se corrijan tantos exabruptos denunciados, en aras de mejorar por el bien de la ciudadanía en general, y se limiten tantos abusos cometidos como rumora la gran mayoría. Situación que a todos nos toca directa o indirectamente en algún momento.

Visto 508 veces
Valora este artículo
(4 votos)