All for Joomla All for Webmasters

28 Julio

El Quimbo sigue haciendo estragos

Escrito por  RODRIGO VILLALBA MOSQUERA, Senador de la República

 

“Lo que mal comienza, mal termina”. Esta premisa se cumple al pie de la letra en el proceso de concesión, construcción y operación de la represa El Quimbo, una obra adjudicada en el año 2008 sin licencia ambiental, un semillero de problemas que hoy, 11 años después, seguimos padeciendo todos los huilenses.

Hablar de El Quimbo es hablar del desplazamiento de más de 2 mil familias, de la desintegración de empresas comunitarias en plena producción y de la extinción de importantes recursos naturales (flora y fauna) entre otros males.

Con la construcción de El Quimbo fueron inundadas 8.500 hectáreas de tierra fértil y productiva, que sumadas a las 7.500 de Betania, nos da como resultado la extracción de más de 16 mil hectáreas que fueron claves en un departamento con vocación agrícola.

El Quimbo es el dolor de cabeza de los huilenses gracias a la irresponsabilidad de algunos dirigentes y a la ineptitud de muchos funcionarios que no cumplieron su trabajo y terminaron avalando una obra que, como vemos hoy, tiene muchas fallas.

Lo cierto es que, con el afán de vender energía costosa en pleno apagón, alcahuetearon de todo para que a los ‘berracasos’ pusieran a funcionar el proyecto sin cumplir la normativa ambiental y mucho menos las compensaciones, inclusive sin terminar la obra.

Y aunque suene pesimista tenemos que reconocer que en el Huila estamos de malas. Hace tres años se anunció con bombos y platillos la inversión más importante del gobierno del presidente Santos, las vías 4G. Nos ilusionamos con la vía Neiva- Santana (Putumayo), con doble calzada entre Neiva y Campoalegre, con obras en Los Altares y falso túnel en Pericongo, sin embargo, todo se quedó en el papel por los líos judiciales de uno de los socios de la concesionaria. Ya completamos tres años con esa vía por cuenta de terceros que no le invierten un peso y sin la posibilidad de poder adelantar mantenimientos.

Hoy el Huila está incomunicado con gran parte del país. La vía que comunica con Popayán (Isnos-Paletará) está intransitable. La vía Suaza Florencia no es la excepción, mientras que el río Ambicá cada rato incomunica al municipio de Colombia. Transitar por la zona de Pericongo, es un peligro.

Y si nos faltaba, ahora le sumamos otro estrago de El Quimbo. Por no haber hecho las obras de mitigación con las vías existentes, las aguas del embalse socavaron la banca en el sitio conocido como Bengala, en la vía que comunica a Gigante con Garzón, dejándonos incomunicados totalmente.

Muy grave lo que está pasando. Hay que hacer el debate público. Que pongan la cara los que de una u otra manera tengan responsabilidad sobre El Quimbo. Necesitamos un gobernador con liderazgo y autoridad moral que haga respetar a los huilenses y que Emgesa cumpla.

Visto 167 veces
Valora este artículo
(0 votos)