All for Joomla All for Webmasters
13 Marzo

14 de marzo- día mundial contra represas

Escrito por 

 

El Día Mundial de Acción contra las Represas y en Defensa de los Ríos, el Agua y la Vida, fue adoptado por los participantes del primer Encuentro Internacional de Afectados por las Represas, en marzo de 1997 en Curitiba (Brasil). Ese día se declaró que, el 14 de marzo de cada año, se desarrollarían acciones sociales en rechazo a estos grandes megaproyectos.

El 14 de marzo tiene como objetivo visibilizar la gran problemática social, ambiental, económica, alimentaria y cultural que generan las represas, y para exigir una política pública nacional y mundial, que permita generar energía mediante otros métodos como la energía eólica, solar, geotérmica, energía de los mares, que no afectan los ríos y los ecosistemas; y también, para que de manera urgente se realicen acciones de restauración, protección y reconocimiento de los ríos como fuente de vida.

Existen en el mundo aproximadamente 45.000 represas en actividad y 1.400 en construcción, las cuales han desplazado más de 40 millones de personas; incluso más que las guerras. Los más afectados por los desplazamientos han sido las comunidades campesinas e indígenas, que son expropiados, desarraigados y violentados, y que, por estar alejados de las grandes ciudades no tienen a quien acudir para hacer efectivos sus derechos.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, las represas están en los primeros lugares de la lista de infraestructuras peligrosas para el medio ambiente, debido a que sus sedimentos producen grandes cantidades de gas carbónico, y gas metano, los mismos que contribuyen al cambio climático, responsable de eventos climáticos extremos como: avenidas torrenciales, terremotos, tsunamis, sequías, etc. Los embalses también, se convierten en grandes espejos de agua que refractan los rayos del sol, evaporando gran cantidad del agua de la represa disminuyendo su capacidad y generando aumento de la temperatura en áreas aledañas.

Más del 50% de los ríos del mundo han sido fragmentados por represas, lo cual ha provocado la destrucción de los ecosistemas acuáticos, disminución y extinción de los peces, generación de enfermedades en los seres humanos como la disentería, diarrea y otras producidas por vectores; inundación de grandes extensiones de tierra y con ello la pérdida de productividad agropecuaria, además de la desaparición de especies de plantas y animales endémicos, puesto que en la generalidad éstos no son reubicados; pérdida de miles de hectáreas de bosques y perdida de volumen de agua en los ríos.

Además, para la construcción de represas se invierten enormes capitales y siempre se presentan sobrecostos que recaen sobre los ciudadanos; luego de construidas, las empresas no cumplen con las expectativas y beneficios prometidos a las poblaciones, generando inequidad en la distribución de la energía a las comunidades locales, nulo acceso al agua, empobrecimiento y descomposición social en los afectados, aumentando el nivel de vulnerabilidad de las comunidades. Más del 50% de las represas generan menos energía de lo proyectado, también limitan el abastecimiento de agua, el riego, el control de inundaciones en las comunidades del área de influencia.

Las empresas constructoras de represas no realizan estudios reales sobre los impactos ambientales que se generan, puesto que a mayor afectación, mayor costo y mayor responsabilidad para con las licencias y los afectados, es por esto que muchas personas afectadas no reciben ningún tipo de compensaciones y no se cumple con las promesas de asentamiento o reubicación, como consecuencia se maximiza el sufrimiento de millones de personas, que tal vez, nunca se recuperaran de las afectaciones.

Según la Comisión mundial de Represas en su informe del año 2001, al construir las represas se generan más afectaciones que beneficios, por este motivo, se debe rechazar de manera tajante la proyección y construcción de estos megaproyectos en el Huila, además, porque detrás de la construcción de hidroeléctricas, vienen proyectos de exploración y explotación de petróleo y minería a mediana y gran escala, para lo cual, se necesita energía a bajo costo y millones de litros de agua.

Es importante que las comunidades, alcaldes y concejos municipales incluyan la prohibición de construcción de represas, explotación petrolera y minería a media y gran escala dentro de los Planes de Ordenamiento Territorial POT, Esquemas de Ordenamiento territorial EOT, y Planes Básicos e Ordenamiento territorial, de esta forma la población no se vería inmersa en protestas y acciones de hecho, que pongan en peligro sus vidas.

Con el fin de avanzar en el conocimiento y análisis de la problemática, el 14 de marzo se realizarán dos actividades en el departamento del Huila:

En el municipio de Oporapa, el IV Encuentro Campesino, a las 9:00 am, en la Asociación de Cafeteros San Roque; en el municipio de Garzón, a las 8:00 am, Conversatorio organizado por la Diócesis de Garzón, Asoquimbo y Ríos Vivos, en el salón diocesano.

Invitamos a toda la comunidad Huilense a participar de estos importantes eventos.

¡PORQUE LA VIDA NO SE REPRESA! RIOS PARA LA VIDA, NO PARA LA MUERTE!

Visto 248 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario