All for Joomla All for Webmasters
10 Marzo

Evacol y la industria nacional contra las cuerdas

Escrito por  LIBARDO GOMEZ SANCHEZ

 

Cuando se menciona el prodigioso desarrollo de la industria electrónica y automotriz del Japón, luego de la devastadora destrucción que les ocasiono su incursión en la segunda guerra mundial, es frecuente que se mencione en sus primeros años mala calidad y copia; un fuerte apoyo del Estado en recursos a las empresas para investigación y desarrollo en tecnología, además de una celosa protección de su mercado interno son elementos que contribuyeron al gran salto hacia adelante, convirtiendo a las empresas japonesas en referentes de calidad y notable avance científico.

China que se transformó en el proveedor de productos manufacturados del planeta, es un experto copista de marcas exclusivas en todo tipo de confecciones; quienes la visitan comentan que es posible encontrar desde etiquetas originales, hasta las mas baratas copias de casi cualquier artículo, bajo la seguridad que les proporciona el gobierno de Pekín.

La reciente disputa entre los Estados Unidos y China por la prohibición del primero a la adquisición de tecnología de la compañía asiática de comunicaciones Hawei y la detención de una de sus principales ejecutivas en Canadá, a petición del gobierno norteamericano con la escusa de supuestas violaciones al bloqueo ordenado contra Irán, han permitido conocer el decidido apoyo del gobierno chino a una empresa nacional, incluida la amenaza de severas retaliaciones, si persiste el acoso al coloso de las comunicaciones mandarín.

Ejemplos que contrastan con la actitud del gobierno Colombiano, cuando se trata de la suerte de una empresa nacional que se constituyó en el 2006 en el Valle del Cauca, que ofrece trabajo directo e indirecto a mas de 1700 personas, que ha construido una red de 71 puntos de venta y 17 centros de distribución, que factura para reinvertir en el país cerca de nueve millones de dólares, esfuerzo empresarial al que acaba de golpear utilizando a la Superintendencia de Industria y Comercio con una sanción, que la obliga a destruir una buena parte de su inventario de suecos, un tipo de calzado que es de uso generalizado en el mundo desde comienzos del siglo XXI, para darle la satisfacción a una empresa extranjera de apropiarse del mercado nacional. Medidas como esta se repiten en otras áreas de la vida económica de la nación, cuando se penaliza las ventas callejeras o se restringe la venta de leche en cantina, con el pretexto de la salud pública, decisiones que en verdad procuran asegurarles mercado a consorcios foráneos y cerrarle la puerta a la iniciativa criolla.

Visto 34 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario