All for Joomla All for Webmasters
31 Enero

La farsa de Carlos Julio

Escrito por  EDGAR ARTUNDUAGA SANCHEZ

 

Hay hombres que son “luz de la calle y oscuridad de la casa”, me dice la tía Elisa. Encantadores por fuera pero siniestros en su hogar, cuando no inútiles y pendencieros. “Su rostro público el éxito, el oculto la corrupción..”, me acuerdo de un personaje político.

Eso nos pasa con el gobernador del Huila, Carlos Julio González, quien este fin de semana entrega la presidencia de la Federación de Departamentos, que debe servir de algo, pero de nada a la región.

La tía comenta que Carlos Julio siempre aparece en las fotos con una cara fúnebre, como quien carga en el alma terribles penas, pero enseguida se explica ella misma: es la misma cara del papá, el viejo paticaliente.

-No sólo la herencia, le replico. También sus historias.

El cargo en la federación lo heredó de su amigo Plinio Olano, “acusado de los delitos de concierto para delinquir, cohecho propio y tráfico de influencias de servidor público por presuntamente haber ayudado a la multinacional Odebrecht”.

González Villa fue al Congreso a buscar negocios y cultivó amistades concretas. Además de Olano, se hizo compinche de Iván Moreno Rojas, hermano de Samuel, por entonces alcalde de Bogotá. Iván y Samuel están en la cárcel.

A Carlos Julio lo vimos siempre del brazo de Efraín Torrado, el zar de los alimentos por esa época. Tenían otras complicidades, afinidades y gustos personales.

Efraín y su hermano Edgar Torrado (concejal de Bogotá) fortalecieron la mafia de la alimentación escolar, de la mano de Germán Trujillo, esposo de Cielo, cuñado del hoy gobernador. Germán desbancó a los Torrado y se convirtió en el capo de capos. Hoy está privado de la libertad.

La tía Elisa parece comprender que la cara de Carlos Julio refleja todas esas cargas. Además de los muchos entuertos familiares, multi-millonarios a costa de lo público.

Ocupar el cargo de presidente de los gobernadores es (ha sido) una burla a la lucha nacional contra la corrupción, por el pasado y el presente del funcionario y su fami-empresa política, que lideran su hermana y su cuñado preso.

Entre tanto, el Huila (sin un liderazgo honesto y eficiente) se derrumba a pedazos, como Pericongo, como todas las vías del departamento, incluyendo Pitalito-San Agustín, por donde viajarán hoy los gobernadores, a la cumbre nacional.

La tía me mira conmovida. Yo pienso que por la gravedad de lo que digo, pero ella suelta una carcajada infantil:

-Eres un zoquete, mijo. Los bribones son los que triunfan. Por ahí anda, orondo, Torrejano, el que se robó la plata de Baraya. Y el tesorero que se quedó con más de $800 millones en Paicol aspira a la alcaldía.

Visto 98 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario