All for Joomla All for Webmasters
21 Enero

El tiempo descubre la verdad, para la muestra un botón.

Escrito por  JAVIER VALDERRAMA YAGUE Presidente S.H.I.

 

Desde hace ya algunos años, con la compañía y el respaldo de mis compañeros de Junta Directiva, hemos venido insistiendo en denunciar actos de corrupción de nuestros mandatarios del orden departamental y local. No ha sido una tarea fácil, pero sin duda es nuestro compromiso por cumplir, basados en uno de los objetivos de esta agremiación: dignificar el ejercicio de nuestra profesión. Para ello, también hemos insistido en el “mea culpa” que nos corresponde en la responsabilidad que debemos asumir en el camino errado de la corrupción.

Para sustentar el título del presente artículo, nos enfocaremos en presentar y explicar la manera como se justifica la insistencia nuestra en denunciar en diferentes escenarios y ante diferentes órganos de control la famosa confección de pliegos “tipo sastre” para favorecer a los amigos del gobernante de turno. Para esto se hace necesario informar que el presente escrito se sustenta en documentos que se pueden consultar en la página de contratación de las entidades públicas, www.colombiacompra.gov.co, la entidad es la Gobernación de Huila, proceso cuyo objeto es “CONSTRUCCIÓN EN PAVIMENTO RIGIDO DE LA VÍA QUE CONDUCE DEL MUNICIPIO DE PITALITO AL TECNOPARQUE YAMBORÓ EN EL DEPARTAMENTO DEL HUILA ", licitación pública SVLPOP012-17 y selección abreviada No. SVSAMECOP 029-17.

Inicialmente la Gobernación abrió la licitación pública enunciada, a la cual se presentó un solo oferente, lo cual no es novedad en este gobierno. No se adjudicó por dos errores en la oferta que fueron insubsanables, es decir, sin opción de corregir, por lo cual se declaró desierta dicha licitación. Por lo anterior se apertura el proceso de menor cuantía para el mismo objeto, “afinando” los pliegos de condiciones de tal forma que en el cierre de la misma se presentaron tres oferentes, uno fue rechazado, otro habilitado pero no subsanó lo pendiente y oh! sorpresa: se adjudicó a un consorcio cuyo miembro principal hacía parte del consorcio único oferente de la fallida licitación pública.

Acá viene lo bueno: dentro de los 1000 puntos totales de la calificación se otorgaban 600 puntos al cumplimiento de las exigencias técnicas y de experiencia del equipo de trabajo ofrecido, exactamente llamado “IDONEIDAD Y EXPERIENCIA ADICIONAL A LA MINIMA REQUERIDA DEL EQUIPO DE TRABAJO”, mediante lo cual se daban puntajes extras a la experiencia del director de obra (180 puntos), residente de obra (350) puntos y especialista de Pavimentos (70 puntos), cumpliendo cada uno de ellos con experiencia específica de algunos ítems de obra, probablemente muy bien escogidos en cada caso, para que el proponente amigo acertara en el puntaje máximo. Como hecho particular y contrario a lo que dice la ley que regula el ejercicio profesional de la ingeniería, la experiencia general de los profesionales la admiten desde la terminación del pensum académico y no desde la obtención de la matrícula profesional de ingeniero, que es el documento legal que nos habilita para ejercer. Así las cosas el proponente ganador de la obra, ofreció como director de obra un ingeniero con más de 32 años de experiencia profesional (EDUARDO RAFAEL URBINA), un residente de obra con algo más de 15 años de experiencia profesional (VÍCTOR ENRIQUE CERÓN CHURÓN) y un especialista de pavimentos con más de 32 años de experiencia profesional general (GUSTAVO ADOLFO DÍAZ).

En las reiteradas visitas que he acompañado como miembro del COMITÉ PRODESARROLLO DEL SURCOLOMBIANO, además de los comités de socialización, incluso en reuniones de acompañamiento con la comunidad y con trabajadores en conflicto con el Consorcio, no hemos evidenciado la presencia ni del ingeniero director, ni del residente de obra ofrecido. Es más, en una de esas reuniones se presentó como directora de obra la ingeniera ROSA ANGULO, quien sostuvo que era la directora aprobada por la supervisión por parte de la Gobernación, en cabeza del propio secretario de Vías e Infraestructura, ingeniero HENRY LISCANO PARRA.

En resumen: frente a la obra no está el equipo de trabajo ofrecido de amplísima experiencia profesional general y específica, con los que lograron no solamente cumplir con lo requerido en los pliegos de condiciones si no lograr el mayor puntaje como factor de calidad (600 puntos) llamado “IDONEIDAD Y EXPERIENCIA ADICIONAL A LA MINIMA REQUERIDA DEL EQUIPO DE TRABAJO”.

A propósito de lo anterior, durante el Comité de Veeduría celebrado en la fecha y presidido por el secretario de Vías e Infraestructura del Departamento, el propio ingeniero Liscano Parra nos confirmó que él cumple directamente las labores de Supervisor del proyecto, y ante mi pregunta sobre la aprobación de la nueva directora de obra, nos ratificó que él la había aprobado para el equipo de trabajo. Sobre mis consideraciones por no cumplir con un perfil, experiencia general y experiencia específica suficientes, solicitó a la interventoría revisar la hoja de vida de su aprobada, algo que debió hacer antes. Pero aprovechamos para informarle que tampoco el ingeniero residente de obra propuesto trabajaba en el proyecto y, peor aún, que el personal de interventoría a quien estaba encomendando la tarea de dicha revisión, tampoco es el equipo de trabajo ofrecido por el contratista interventor y que muy probablemente el que está ejerciendo tampoco cumple con similares o mayores calidades del presentado en la respectiva oferta.

Se hace necesario trasladar a los órganos competentes, Fiscalía y Procuraduría, estas presuntas irregularidades, insistiendo tanto en un posible direccionamiento de los pliegos de condiciones y en la ejecución de la obra donde queda demostrado que lo ofrecido no se cumple y mucho menos hay interés de la Entidad contratante por hacerlo cumplir.

Seguiremos descubriendo más botones de muestra, con la ayuda del tiempo y la protección de Dios.

Visto 943 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario