All for Joomla All for Webmasters
28 Octubre

En las calles la educación pública busca su futuro

Escrito por  LIBARDO GÓMEZ SÁNCHEZ

 

Sin duda los tiempos cambian; por estos días hemos visto desfilar por las principales avenidas de las capitales de Departamento a miles de jóvenes universitarios, acompañados de sus profesores y familiares, coreando consignas que aluden a sus reclamos al gobierno, para que cumpla con el deber de financiar adecuadamente la educación superior y modifique la ley 30 que entroniza un gobierno antidemocrático en las universidades; en el pasado la protesta regularmente venia acompañada de actos de violencia por una u otra parte, en esta oportunidad es visible la alegría con que los muchachos apelando al arte, la música y el teatro, nos dibujan la crisis profunda que viven las instituciones y la responsabilidad que le cabe al estado.

Han transcurrido veinticinco años desde que entro en vigencia la norma que regula el funcionamiento y la financiación, periodo en el que para poder operar las universidades debieron recurrir a: aumentar las matriculas; convertirse en prestadoras de servicios con lo que se obligaron a renunciar a buena parte de su labor en investigación; y para reducir costos: suprimir la inversión en infraestructura e instalaciones de laboratorios y equipos auxiliares de la docencia; eliminar cualquier vestigio de apoyo al bienestar de los estudiantes, urgidos muchos de soporte para su manutención, en especial los provenientes de la provincia y contratar docentes de cátedra que no pueden aportar a la misión básica de las Universidades . Así se ha lesionado la calidad de la educación impartida y se compromete el futuro de la nación.

El presidente Duque convoco a los rectores para firmar un acuerdo en el que se compromete a incrementar en unos puntos el presupuesto en los próximos cuatro años, luego de anunciar de manera engañosa otros recursos para inversión, que dependen en buena parte de la venia de los gobiernos locales y regionales por tratarse de dineros de regalías, todo con el ánimo de convencer a la opinión pública, que el gobierno ofrece soluciones, mientras que la comunidad universitaria mantiene una actitud intransigente; nada más lejano a la verdad, los representantes de los estudiantes plantean una mesa en la que el gobierno y los estamentos universitarios, todos, revisen la política actual para llegar a unos acuerdos que les recupere su autonomía y garantice recursos suficientes para continuar y compensar los faltantes del pasado cuarto de siglo; desafortunadamente se mantiene el espíritu que inspiro la desafortunada ley 30, la educación es un negocio y el país que quieren quienes gobiernan no requiere de ciencia ni educación de calidad.

No le queda otro recurso a los jóvenes, mantener la protesta hasta que el gobierno los atienda, los escuche y les ofrezca alternativas ciertas.

Visto 72 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario