All for Joomla All for Webmasters
05 Agosto

¿Cómo creerles a los medios de comunicación colombianos?

Escrito por  ÉDGARD HOZZMAN

 

El compromiso con sus causas políticas, falta de ética de directores y algunos ejecutivos radiales le están restando credibilidad a los informativos radiales los que en su momento marcaron el norte de su gran audiencia.
 
RCN es de propiedad de la Organización Ardila Lulle, El Tiempo, CityTv es del banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo. La familia Char en la costa domina todo lo relacionado con la política, los alcaldes, gobernadores, concejales de la región y es la dueña de la cadena Olímpica.
 
Darío Arizmendi, el hombre de los Panamá Papers, un oligarca que no ahorra esfuerzos en atacar a quien exprese inconformidad con las políticas que afecten a la clase que el favorece y a los empresarios, sin importarle si son liberales, conservadores o de izquierda.
 
Fernando Londoño Hoyos, después de defraudar a una empresa distribuidora de gas llamada Invercolsa y ser inhabilitado para ejercer cargos públicos, se atrincheró en un programa pagado en Radio Súper, para según el hacer “periodismo” en nombre de una democracia en la que solo hay espacio y razón para la derecha.
 
Néstor Morales, contratista con la alcaldía de Bogotá, director de Blu, es cuñado del presidente Iván Duque.
 
Darcy Quinn es la esposa de uno de los dueños de la basura de Bogotá y con altos intereses en contrataciones.
 
 La Luciérnaga se apagó
 
Gustavo Gómez, de reportero y conductor de espacios de variedades, lo catapultaron en Prisa Colombia como director y conductor de “La Luciérnaga” donde despotrica de lo que esté en contravía de sus creencias conservadoras. Este programa marcó un récord de sintonía, bajo dirección del ingeniero y periodista, Hernán Peláez, quien lo condujo con criterio conservando la distancia y lugar del elenco de humoristas, comentaristas y periodistas que le colaboraron.
 
Gustavo, quiere posar de humorista participando en las caricaturas. Hoy “La Luciérnaga” ya no da primicias, ni tiene objetividad en las denuncias las que en su momento presentó con seriedad, Peláez a quien como rezaba el eslogan de Todelar, “Lo escuchaban y le creían”, además lo respetaban y tenía eco en la audiencia.
 
El programa, ahora, sólo sirve para promocionar los restaurantes de Don Jediondo.
 

Una emisora light

 
La W en las mañanas, tiene un alto contenido light, con extenuantes y fatigantes entrevistas de reinados, intérpretes de música urbana, lo que no es otra cosa que un sofisma a la cruda realidad nacional.
 
Alberto Casas, quien en su momento fue el soporte académico y cultural, de un tiempo para acá se ha convertido en un viejo verde, defensor de la clase política.
 
No hay información ni comunicación, sólo promoción
 
Definitivamente lo que le está faltando a las cadenas radiales es el restablecimiento de locutores que den credibilidad a la información enfatizando la importancia de la noticia, voces que interpreten y transmitan lo redactado por periodistas éticos y profesionales. Esta fue la radio que hizo grande a nuestra radiodifusión a nivel continental. Voces como las de Eucario Bermúdez, Jorge Antonio Vega, Armando Osorio, Julián Ospina, Manolo Villarreal, Carlos y Eduardo Pinzón, Edgard Oviedo, Chucho Álzate, Vicente Cortez Almeida, Juan Caballero, Fernando Calderón E, Gustavo Nino, Fabio Becerra R, entre muchos más grandes maestros.
 
Periodismo de cinco días
 
En Blu Radio, el periodismo se hace de lunes a viernes. Para ellos Colombia y el mundo se apagan los fines de semana. Pero que se puede esperar de un medio manejado por un gerente, que acuerda y coordina entrevistas con instrucciones a sus periodistas para “proteger” al entrevistado. No haciéndole preguntas comprometedoras ante las circunstancias que este afrontando, como lo hizo con Roberto Prieto.
 
Radiodifusión de Pastores
 
Los auto llamados pastores se tomaron el dial AM de nuestra radio. Acá caben muchas preguntas sobre la soberanía nacional del espectro electro magnético patrimonio nacional. Las frecuencias son otorgadas en concesiones a particulares que, de acuerdo a las normas legales, por tratarse de un negocio jurídico debe tener extremos: fecha de iniciación y de término y/o de renovación. Las concesiones deben ser devueltas al Estado al final del contrato con los bienes, equipos utilizados para la explotación y producción, en este caso el recurso aprovechado por esa particular persona natural, colombiana de nacimiento, no por adopción, jamás personas jurídicas y mucho menos extranjeros.
 
Sin Ministerio de Comunicaciones
  
Hoy en Colombia los particulares se benefician de nuestro patrimonio nacional, explotándolo comercialmente. Las frecuencias no las devuelven, las venden o las arriendan. Prisa, empresa española hace lo que le da la gana con nuestro patrimonio, sin que el Estado, representado por el Ministerio de las Tecnologías de la información y de la comunicación defienda y controle nuestra soberanía.
 
Originalmente las emisoras fueron concebidas para enfatizar la soberanía, la educación, la información, la formación de la opinión de los ciudadanos y la divulgación y promoción de nuestra identidad cultural, el folclore.
 
El MinTic sólo se encarga ahora de entregar computadores en las escuelas, ayudarles a vender el internet a las multinacionales y hablar de las redes sociales.
 
Está tan olvidada la radio, que un simple trámite como el cambio de sitio de transmisores, se demora entre 5 y 10 años.
 
Ignorancia radial
 
Hoy a cualquier ignorante le abren irresponsablemente el micrófono, gracias a la “brillante” idea de un publicista politiquero al que le resultaba oneroso pagar las tarifas de La ACL por lo que gestionó ante el congreso la abolición de la Licencia de Locución.
 
Quienes “animan” las frecuencias musicales hacen alarde de su ignorancia, vulgaridad y morbo atropellando el castellano el que desconocen, por lo que utilizan una jerga irreverente y vergonzosa.
 
Ante esta anarquía y descuido del actual gobierno y los cuatro que lo han precedido y seguramente el próximo. El futuro de nuestro espectro electromagnético, patrimonio nacional es incierto. ¿Qué responsabilidad le cabe al Congreso de la Republica, qué vigilancia ejerce la Contraloría y la Procuraduría de la gestión del Min Tic?
 
Descuido del patrimonio
 
La empresa Móvil fue condenada a pagar una indemnización y entregar al Min TIC los equipos utilizados durante el lapso de la concesión en el que explotaron el espectro electromagnético.
 
Recordemos que el origen de ECOPETROL fue la reversión de una concesión petrolera, esta misma política se podría poner en práctica con las frecuencias que están siendo explotadas por organizaciones y personalidades que no tienen en cuenta los principios originales para la explotación de este patrimonio nacional.   
 
En la mayoría de países las frecuencias radiales solo son otorgadas a ciudadanos de nacimiento. En Estados Unidos. PRISA paga una cuantiosa suma a un ciudadano norteamericano por la frecuencia 1260 de Miami. ¿Por qué en Colombia el gobierno tiene tan descuidado nuestro patrimonio?
 
Peláez & Gardeazábal Pega
 
El binomio que mayor audiencia convoca en Colombia, hará un paréntesis en su producción periodística y de opinión, para tomarse unas merecidas vacaciones, Hernán en Alemania y Gustavo en Argentina quien además de descansar busca reponerse de las dolencias que lo aquejan. El escritor actualizara técnicamente sus equipos con los que transmite desde su finca a orillas del Rio Cauca. Gardeazabal, continuará tomándole el pulso al país a través de su “Jodario” el que será tenido en cuanta por las frecuencias que retransmitían Pega.
 
El "Chabacano" Somos Uno
 
Al canal Uno, lo salvan las noticias, mejor, los noticieros. Lo demás es una aterradora chabacanería; una repetición de revistas de variedades con muchachitas gritonas, escandalosas mal habladas, y cómicos vinagre, de chanzas pesadas, grotescas y de mal gusto, que comen vida privada y porque sus “presentadoras” tienen buen físico, se creen con derecho a ser altamente “chabacanas” y mal habladas.
 
La fórmula se repite con distinto nombre durante el día y en la noche, dramatizados que son puro morbo; por lo menos en horarios con pocos niños. El facilismo de este canal, aterra. Y sus realities de “machos machos” y “hembras guerreras”, saturan porque siempre son lo mismo, con los mismos alaridos que caracterizan a la mayor parte de la programación de Uno. Ni para qué hablar del grotesco “Cazo Juzgado”, plagado de maltrato, irrespeto al televidente, explotación de la miseria humana, y una “conductora” ofensivamente prepotente que hace de la justicia una vergüenza.
 
Canal Uno: “todos somos uno”, una sumatoria de mal gusto, escándalo, “muestra piernas” y senos, (chuscas sí, pero ignorantes). Lo salvan sus noticieros.
 
Amenazas a periodistas
 
Indolentes ante el horror del genocidio que se está cometiendo en Colombia contra los defensores de derechos Humanos, que ya suma más de 300 víctimas, cuadruplicando todas las que ha causado el sátrapa Maduro en Venezuela, algunos políticos han minimizado esta tragedia colombiana. Y no contentos con ello, han estimulado con sus palabras incendiarias que se amenace a los periodistas que se atreven a denunciar el baño de sangre que hoy enluta, más que todo, a humildes campesinos que querían volver a sus tierras.
 
El caso de las amenazas de muerte a la periodista de Semana, María Ximena Duzán, y a muchos periodistas de provincia, convoca a la solidaridad del gremio. Un país donde se pretende silenciar a quienes están del lado de la sociedad, corre un gran en peligro la libertad, la justicia y la democracia. ¡Dios nos libre!
 
Directores de noticieros de televisión
 
Sabemos bien que hoy tampoco se les dará nada cuando lean esta columna. Pero la escribimos, como siempre, por fidelidad con los televidentes y las familias colombianas irrespetadas todos los días. El irrespeto a la vida privada y al dolor humano alimenta la irresponsabilidad, la arrogancia, y la inconsciencia que atropella el buen nombre, la fama y el derecho al dolor en la intimidad de las personas, con información que destila sangre sin que la ligereza y superficialidad de los directores cese. Hablamos de la actitud amarillista y mercantilista de quienes “orientan” las noticias de los canales RCN y Caracol, y que socialmente, en lugar de vergüenza, se dan ínfulas. Increíble autoengaño
 
No puede negarse que esos informativos gozan de una excelente producción y de recursos que a veces suena a desperdicio profesional. Sí, porque su función de hacer destilar sangre, tragedia, muerte, luto y desesperanza, envenenando el corazón de los colombianos al apropiarse y tratar de forma miserabilista las desgracias de muchos desafortunados compatriotas víctimas diarias de los delincuentes y de las cámaras de RCN y Caracol.
 
La desvergüenza de sus directores raya en la iniquidad, y es el peor ejemplo para los periodistas colombiano que a pesar de todo, creen que su profesión tiene una deuda de responsabilidad social con el país. Pero tanta irresponsabilidad, manipulación y miserabilismo informativo, comprometido y matriculado políticamente, como práctica que reitera diariamente RCN, traicionan a la opinión pública e irrespetan la libertad y el derecho a la información. Y todo por el maldito e indolente mercantilismo fruto del mal utilizado poder de los medios practicado por Vargas & Gurisati.
 
 
 Tomado de grupos de difusión de Whatsapp 
Visto 168 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario