All for Joomla All for Webmasters
08 May

Así votamos, digo yo

Escrito por  EDUARDO ARGIRO CUARTAS

 

Al parecer los colombianos, están alarmados por la forma con la que un candidato presidencial o uno de sus militantes, usa una publicidad política con hermosas mujeres como marketing político para atrapar a los desprevenidos ciudadanos.

Desde mi óptica y sin ser ese mi candidato presidencial, considero que no hay ninguna norma o afectación a las garantías sobre la promoción electoral.

Aquí el juicio ciudadano es netamente cultural, en consideración a nuestros arraigos tradicionalistas y conservadores de la moral social en la que estamos inmersos.

Lo satanizado de la popular publicidad, nos deja algo claro. Que los colombianos están más pendientes de la forma que el modelo y para ser más explícito de lo que hacen que de lo que dicen.

La gran mayoría de los ciudadanos incautos, inocentes desprevenidos y poco informados, en asuntos políticos y envueltos en temas tradicionalistas con el concepto de que votar y seguir votando lo mismo será, metafóricamente.

Nos están emocionando día a día en la forma que desarrollan los procesos preelectorales, cuyo propósito es sumarle cada día más y más adiciones al candidato.

Son muy pocos lo que se fijan en lo que dicen, en sus verdaderas propuestas que son las que finalmente hacen la diferencia entre la forma y el modelo.

Deben tenerse en cuenta a mi forma de parecer tres aspectos importantes y muy básicos entre otros que se desarrollan por causa de manejo administrativo.

El primero, tiene que ver con la inversión social desde el estado hacia las regiones, los departamentos y el país, como modelo de seguimiento y dinamización de la economía nacional.

En segundo lugar, es todo lo que tiene que ver con las políticas fiscales en materia de impuestos nacionales, como una garantía de desarrollo territorial y el equilibrio de la economía social de los colombianos.

En tercer lugar, una propuesta viable y planificada para que puedan ser transformados los esquemas de administración y distribución, en atención y medicación de la salud en los colombianos. A la vez los cambios de transformación en el modelo educativo, que actualmente se desarrolla sin ningún éxito, en el cual el modelo a seguir sea incluyente en materias de apoyo y tecnologías desarrolladas por nuestros jóvenes como impulso al desarrollo industrial y agrario del país.

De esta manera y sin emociones o fanatismos y menos con el pensamiento mórbido, que es el otro mal que consume a nuestra sociedad electoral y en gran porcentaje.

Finalmente no se dejen engañar por la forma de pensar nebulosamente con los lindos y voluptuosos traseros, y menos por los nombres que entre nalgas aparecen.

Votar es la consigna y transformarla es mejor con su voto #se puede sin dejarse llenar la cabeza y menos de tanta bla, bla, bla.

Visto 163 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario