All for Joomla All for Webmasters
09 Marzo

El sombrío pabellón de los quemados

Escrito por  EDGAR ARTUNDUAGA SANCHEZ

 

Llegó el día de elecciones. Todo está en su punto, como racimo maduro. En la política de hoy, el derrotado es el candidato, no el partido ni sus seguidores, que terminan sumándose al ganador y afirmando –además- que contribuyeron con su esfuerzo a la victoria.

Si todos los que dicen que votaron por mí lo hubieran hecho, yo tendría apoyo suficiente para ser Presidente de la República.

Con la política de antes se vibraba y hasta se mataban. “En cambio ahora, el respetable duerme mientras los candidatos se desgañitan. Y al final hasta los aplauden…”.

Sobre el pobre perdedor caen todas las desgracias, el pago de las deudas y el menosprecio por carecer del liderazgo que sí tuvo el contendor. A diferencia de los otros muertos, que dejan hasta el pleito por la herencia, los “difuntos” políticos deben asumir la vergüenza del fracaso. Con el tiempo, que todo lo sana, vuelven a ser ellos, aunque en unos escalones más abajo.

Es evidente que la percepción es casi más importante que la realidad, aunque cada bobo tiene su tarea y la defiende, como dice el refrán. Y la tal percepción ya tiene su lista de desgraciados que serán fusilados en unas horas, por cuenta de maquinarias electorales o grandes capitales, casi siempre provenientes de la corrupción estatal.

Por eso es tan difícil hacer política. El voto de opinión es un material precioso bien escaso, la compra-venta de votos se impone. Y el dinero lo tienen los gobernantes y los contratistas, que se unen para seguir saqueando lo público.

Esta columna es un réquiem por los políticos quemados y muertos el próximo domingo, aunque también es una sentencia que en esta actividad muchos resucitan. Belisario Betancourt fue derrotado cuatro veces, pero en la quinta fue Presidente de la República. Y Andrés Pastrana, que hizo un pésimo gobierno, está teniendo más éxito como expresidente.

Hablando de la Cámara por el Huila, hay 10 listas, 40 candidatos, para elegir 4 representantes, incluyendo a quienes hoy buscan su reelección (Prada, Losada, Osorio, Flora) con el privilegio que da tener la curul, jugoso sueldo, pasajes, carros, seguridad, burocracia, figuración. Es más fácil refrendar el título que buscarlo desde la base.

Sin embargo, los “retadores” se agigantan en la lucha. Jorge Eduardo Géchem ha puesto a tambalear la curul de Héctor Javier Osorio. Tito Murcia está envalentonado contra Pipe Losada. Jhon Jairo Trujillo puso a correr a Flora Perdomo, dormida en su sillón. Y Álvaro Hernán Prada pelea en solitario para lograr el umbral, unos 40 mil votos.

La realidad de Cambio Radical, un nuevo actor político, alimentado desde la gobernación –que con descaro viene patrocinando a sus candidatos- hace pensar que su éxito le cercenará la cabeza a cualquiera de los antes mencionados. A no ser –tampoco se descarta- que estén en la cuerda floja de la clasificación. No votar por Triana o Molano sería una magnífica oportunidad de darle una lección a los González Villa.

Visto 284 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario

Calendario

« Junio 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30