All for Joomla All for Webmasters
08 Marzo

Nos vamos a salir matando

Escrito por  DIOGENES DIAZ CARABALÍ

 

Si nos creemos con la verdad absoluta, si no toleramos la diferencia, si pensamos que quien piense diferente debe desaparecer de la faz de la tierra, si como sea queremos imponer nuestro punto de vista; si pensamos que la derecha es tan nefasta como las llamas del infierno, si pensamos que la izquierda es el engendro mismo del diablo y que va a llevar al país a la hecatombe, si continuamos fundamentando la política del desprestigio del rival, con el invento de mentiras, con la calumnia tendenciosa, sin lugar a dudas, con absoluta seguridad, sin llamarnos a equívocos: Nos vamos a salir matando.

Pareciera que, además de los problemas adherentes a nuestra sociedad, que se muestran como parte antropológica de nuestra individualidad, se agregara y profundizara la incapacidad de ver que los seres humanos somos diferentes, que cada uno miramos desde ángulos diversos nuestra realidad. Hemos perdido uno de los valores más importantes, que debe primar en el ser humano para lograr la convivencia: La cordura. Estamos pensando desde el egoísmo, y allí, en ese cesto, han entrado todas las tendencias, todos los credos, todas las visiones. Colombia ha pasado por momentos nefastos debido a esa intolerancia. Colombia se ha desangrado por esa mirada chata que nos caracteriza. Cuántas veces pensamos que la democracia sirve si me favorece. Pensamos que la justicia es equilibrada cuando falla a nuestro favor. Pero cuando el resultado se distancia de nuestras pretensiones, entonces hay que exterminar al contrario. Esta situación de polarización nos puede llevar a una confrontación peor que las que hemos vivido hasta hoy, porque nos vuelve sectarios, irrespetuosos, hay una morbosidad extenuante en las expresiones con miras a descalificar al contrario, a eliminarlo.

El principio básico de una nación es la convivencia: de allí se derivan la tolerancia, la democracia, los conceptos inclusivos. Cuando no pueden convivir las disparidades en las ideas, en las concepciones de la vida, en los credos, en los intereses económicos, culturales, sociales, se desmorona la nacionalidad, se desmorona el concepto del valor de la vida en el semejante, y entonces aparecen los llamados para eliminar al contrario. Hoy, Colombia, desde diferentes ángulos, está llamando a eliminar al contrario, y el contrario es el vecino, es el hermano, es la madre, es el padre. Las chapas que colgamos en el otro pueden significar una sentencia a muerte.

El hecho que desde un micrófono, con el poder de  la audiencia, se descalifiquen las ideas de un candidato, debería ser un crimen. Quien de forma irresponsable incite a la violencia, con calificativos calumniosos, con mentiras, debería ser procesado por la justicia. Los casos de Cúcuta, Medellín, contra el candidato Gustavo Petro deben ser rechazados, como debe ser rechazada la actitud del señor Darío Arizmendi desde la cadena Caracol en contra de candidatos que no son de sus afectos. De igual manera, la asonada presentada en Popayán contra el señor Álvaro Uribe. La autoridad debe garantizar que todos los aspirantes a puestos de elección realicen sus manifestaciones, planteen sus ideas; y judicializar a los vándalos, a los saboteadores, porque es el principio de parar esta locura. Y que los candidatos acudan a la cordura, en un país tan polarizado.

Visto 139 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario

Calendario

« Junio 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30