All for Joomla All for Webmasters
02 Febrero

Fortalecer nuestros comunales

Escrito por  JORGE IVÁN COCUNUBO CASTELLANOS

 

Ante el mal ejemplo de corrupción que cunde y se extiende desde las altas esferas del Estado, ante la desesperanza que parece apoderarse de los ciudadanos tenemos que encontrar una solución que permita ir vislumbrando la luz al final del túnel: tenemos que volver al poder primario del pueblo, a aquella expresión social organizada, autónoma y solidaria de la sociedad civil, la Acción Comunal.

La acción comunal, constituida por la Ley 743 de 2002 promueve la construcción de organizaciones de base en barrios, comunas, veredas, y permite que afloren los liderazgos de la comunidad en busca del bien común, del progreso colectivo que hoy han olvidado los políticos tradicionales. Hay que poner en marcha las herramientas fortaleciendo a nuestros comunales para que sean los abanderados de procesos de mejora y cambio social.

Es necesario que desde la Asociación de Juntas, la Federación, Confederación nacional se haga uso de los mecanismos que permitan llevar capacitación y educación a nuestros comunales. En el momento en que cada directivo de las Juntas de Acción Comunal (JAC) conozca como mínimo el monto del presupuesto de su municipio, a partir de allí se operará un verdadero cambio que permitirá combatir la corrupción por el efecto de la monitoria y control de las JAC. Por ejemplo, en el caso de Pitalito, conocer que el Acuerdo del Concejo Municipal 035 de 2016 fijó el presupuesto de 2017 en poco más de 159.000 millones de pesos.

A lo que tienen que llegar los comunales capacitados es a una actividad proactiva que redundará en progreso colectivo. Hace un tiempo exponíamos la importancia de los presupuestos participativos, que en un marco de concertación institucional y discusión con las organizaciones sociales (JAC) y la ciudadanía constituya una herramienta para promover la participación ciudadana en la orientación del gasto. Antonio Navarro Wolff como alcalde de Pasto (1995-1997) implementó los Cabildos Abiertos en donde cada comunidad concertaba sus necesidades y las priorizaba, las mismas eran debatidas en otro cabildo abierto con presencia de cada uno de los presidentes de Juntas de Acción Comunal del municipio de Pasto, y allí finalmente se concertaban y priorizaban las obras más importantes a realizar con el presupuesto del que se disponía en el periodo.

Esa es una forma legítima de fortalecer los comunales, con una ruta metodológica, criterios de priorización de proyectos propuestos, continuidad permanente a la asamblea de voceros en coherencia con el Plan de Desarrollo Municipal.

Por ello fortalecer las JAC permitirá combatir la corrupción.

Visto 85 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario