All for Joomla All for Webmasters
31 Enero

Penas drásticas para corruptos y violadores

Escrito por  MIGUEL RODRIGUEZ HORTÚA

 

CARTA A LA OPINIÓN PÚBLICA. Una sociedad honesta y trabajadora no merece vivir sumida en el miedo. En el nuevo Congreso de Colombia tendremos que aprobar leyes drásticas que combatan la corrupción y la criminalidad. Cadena perpetua para violadores y asesinos de mujeres y niños. Penas no menor de 10 años sin rebajas, en casos puntuales de corrupción. Hay que empezar por castigar a los corruptos enviándolos a cárceles en compañía de la delincuencia común. Reducir en 60%  los gastos de la política en el legislativo y ejecutivo. En Colombia tenemos la política más cara del mundo. No podemos permitir que este país tan maravilloso se siga desmoronando por culpa de una clase política tan corrupta y unas leyes que no sirven para nada. No se puede seguir repitiendo episodios como el del gobernador que se robó 80 mil millones de pesos, devuelve 4 mil, lo condenan a 5 años de cárcel, paga con 2, le pide perdón al país para luego quedarse con 76 mil millones burlándose de la “justicia” y del pueblo colombiano. O lo del Viceministro de Transporte que fue sobornado por odebrecht con más de 19 mil millones de pesos, devuelve 800 millones, lo condenan a 5 años de cárcel, con 2 años paga, como todos los ladrones de cuello blanco en cárcel 5 estrellas, le pide perdón al país y se queda con más de 18 mil millones de pesos, como si no hubiese pasado nada. Como estos dos sujetos hay miles en Colombia. “Las leyes están diseñadas para amparar la criminalidad”.Singapur era una de los países más violentos del mundo. Ocupaba uno de los lugares con el más alto índice de criminalidad, siendo uno de los lugares de mayor tráfico de drogas, el cual era el pan de todos los días. Había impunidad y malos manejos del gobierno. Las mujeres no podían salir de su casa por miedo a ser abusadas sexualmente y después asesinadas. Era una ciudad sin orden. En inicio de la década anterior el terrorismo apareció y los homicidios eran uno de los mayores problemas de inseguridad que tenía el país. Pero al llegar al poder en el año 2004, Lee Hsien Loong, se produjeron grandes cambios catalogados como represivos y esenciales, pues atacó fuertemente las drogas, la corrupción y las violaciones de mujeres con la pena de muerte y trabajos forzados, lo que ocasionó una reducción increíble de la inseguridad, siendo actualmente un país muy seguro y próspero del continente asiático. Las organizaciones sociales, sin importar sexo, religión, raza, edad o estrato social, tenemos en las manos el poder para derrotar en las urnas a las mafias de la politiquería, que en las últimas 3 décadas han conducido a nuestro país a la corrupción, pobreza y violencia.

 

Visto 85 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario