All for Joomla All for Webmasters
27 Enero

Los están matando

Escrito por  DIOGENES DIAZ CARABALÍ

 

Cada día recibimos noticias de un nuevo muerto, de quienes han pertenecido a las guerrillas de las FARC. Entendiendo que ha sido el principal temor de los grupos guerrilleros para comprometerse en un proceso de reconciliación, de llegar a un acuerdo de paz con el gobierno. Hecho que no es nuevo en el país: las guerrillas liberales de El Llano fueron exterminadas después de haber firmado acuerdo de paz con el gobierno. Igual pasó con los miembros del M19, después de amnistiado le asesinaron a sus principales dirigentes; y cuando el Coordinadora Guerrillera quiso acogerse a un acuerdo de paz y se convirtió en partido político con el nombre de Unión Patriótica, sus militantes fueron exterminados, en una masacre sin antecedentes, comparable al holocausto judío de los nazis. Más de 3.600 miembros fueron muertos.

Con el asesinado de los miembros del partido político FARC, parece que estamos recorriendo el mismo camino: hasta ahora, según las autoridades, han sido asesinados alrededor de 140 militantes, simpatizantes o líderes sociales, en un exterminio sistemático patrocinado por las antiguas autodefensas, las mafias de narcotraficantes y de la minería ilegal, y fuerzas oscuras que de ninguna manera quieren ver consolidado un proceso de paz en Colombia. La advertencia la ha hecho la Organización de Naciones Unidas, y el gobierno se extiende en explicaciones, hasta pueriles, como que la mayoría de estos asesinatos provienen de “líos de faldas”, dijo el Ministro de Defensa con un cinismo incomparable.

Hay un hecho notorio y preocupante, donde queda la reserva de que si las fuerzas armadas y de policía están implicados. Unos agentes en Antioquia advirtieron a dos miembros del partido FARC que se marcharan del pueblo porque no eran bienvenidos, cosa que no es su función, pues la misma es proteger a todos los ciudadanos que actúen en democracia. Los dos miembros del partido FARC fueron encontrados muertos al día siguiente (según informaciones de prensa), con tiros de gracia en la cabeza, lo que quiere decir que fueron acribillados a quemarropa. Sin duda la autoridad policial tendrá que explicar esta situación y el comportamiento de sus miembros.

Como hay que advertir que no guardo ninguna simpatía por las ideas y proyectos de esta guerrilla, quiero manifestarlo abiertamente. También que fuimos víctimas de la guerra, en la familia. Pero lo anterior no es óbice para clamar para que sean respetados; que se les brinde todas las garantías para desarrollar su actividad proselitista, si queremos que se consolide la paz, si queremos que nuevos actores irrumpan en la vida política del país, pues siempre es mejor los votos que las balas. Quienes tienen interés que la guerra siga, que nuevos actores tomen las armas, sin duda patrocinan y matan a los ex-miembros de la guerrilla; aquellos que se esconden detrás de otros intereses, como la corrupción y las mafias, para perpetuar la violencia, porque detrás de ella se enriquecen. 

Visto 97 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario