All for Joomla All for Webmasters
25 Enero

Ciudadanos mamados y remamados

Escrito por  JORGE IVÁN COCUNUBO CASTELANOS

 

Ya en 1999 el padre Gonzalo Gallo publicaba una columna titulada “Colombia, un país corcho” y lo argumentaba diciendo “que nunca toca fondo”, a sabiendas que luego de que se toca fondo se empieza un proceso que permite volver a salir a flote.

El escándalo de los exagerados sobornos ofrecidos por Odebrecht ha minado aún más la poca confianza que se tenía en los gobernantes.

La noticia del Fiscal anticorrupción capturado por corrupto le ha dado la vuelta al mundo colocándonos como una Banana Republic.

Peor aún, la existencia del “Cartel de la Toga” que involucra magistrados de la Corte Suprema de Justicia y que fue develada por las interceptaciones de la DEA y nunca por nuestra propia Fiscalía, eso habla muy mal de la misma.

El mal ejemplo cunde y la impunidad y corrupción que la acolita nos agobian cada vez más, y hoy ya estamos mamados, me decían en Pitalito No, ¡estamos remamados!

Cada año la corrupción le roba 50 billones de pesos a los colombianos. El presupuesto de la Nación para 2017 fue de 224,4 billones o sea que se robaron el 22,2 % , más de la quinta parte que sin duda hubiera permitido mayor desarrollo si se hubieran utilizado debidamente. Los ingenieros y arquitectos comentan como secreto a voces la voracidad desmedida de los corruptos insaciables que hoy piden coimas del 20% en detrimento de la calidad o cantidad de obra.

Y con justa razón estamos cansados de los mismos con las mismas, y “los mismos” aparecen de nuevo con cánticos de sirenas, comprando votos para seguir perpetuando “las mismas” políticas y mañas que no han permitido el desarrollo de nuestro país. Son “los mismos” que han votado tratados de libre comercio que hoy tienen padeciendo al agro colombiano.

Y en el Huila volvemos a ver a “los mismos” prometiéndonos que ahora las cosas si van a cambiar, “los mismos” que votaron la reforma tributaria para hacer más onerosa la carga en un departamento donde no existen políticas macro de desarrollo y por ende de generación de empleo y reactivación económica.

No podemos permitir que sea aceptado por el ideario popular votar por alguien que “robó, pero hizo”. Cero tolerancias con la corrupción. Quien se roba mil pesos se roba un millón.

¿Si actuamos en concordancia con nuestra mamadez debemos renovar la política en el Huila o qué país le vamos a dejar a nuestros hijos y qué hijos le vamos a dejar a nuestro país?

Visto 200 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario