All for Joomla All for Webmasters
29 Diciembre

Las alianzas

Escrito por  DIÓGENES DÍAZ CARABALÍ

Está visto que los políticos no tienen hígado, carecen de vísceras por eso acuden a Dios o al diablo con tal de conseguir sus objetivos, que tan solo a ellos favorece; pintado en su cerebro el deseo vivo de enriquecerse con facilidad, para llevar una vida de lujo y suntuosidad, todo sustentado en lo que pueden robar del erario público, en lo que roban a través de maquiavélicas acciones, de trucos oscuros, para los que utilizan testaferros áulicos dispuestos a taparles todo, a servir de perros fieles con tal de obtener también ganancias,  muchas veces pírricas porque la ambición de los políticos no permite partir con nadie.

En ese tenor los vemos aliados con imposibles, con los enemigos acérrimos, con los rivales más radicales. De allí que Ramiro Lucio, furibundo Guevarista, se convirtiera en asesor de las Autodefensas Unidas de Colombia, para terminar fundando una “iglesia”, al parecer el negocio más lucrativo de este país. O Pastrana se une a Uribe para defender sus intereses después de ser tan criticado por éste último por su política de paz de San Vicente del Caguán. O, alianza imposible, que un sector del Partido Verde se una con elementos del Centro Democrático para lanzar listas al congreso, algo así como una mezcla de agua y con aceite.

Son alianzas que el común del ciudadano no comprende. Tantas ofensas mutuas, tantos insultos en doble vía, tanta defensa y tanto ataque, calificaciones y descalificaciones quedan borradas con una foto donde aparecen los “enemigos” en estrecho abrazo, como panas de un proyecto que va a “reivindicar a la patria”. Y la gente que se ha insultado, que se ha sacado cueros al sol, que se ha ido hasta los puños en medio de euforias etílicas, quedan en Plops de sorpresa y ni forma de ir a reconciliarse con el ofendido porque las ofensas de la gente perduran, porque móviles serios tiene las ofensas de la gente.

Y entonces, viene no creer en la política, en las posiciones y  los argumentos de  los políticos. Las ideas venidas de los políticos son meras conveniencias, meros cacareos, discursos electoreros pronunciados por babosos. Si no se cree en los políticos, no se puede creer en las instituciones; la democracia es una caricatura. Entonces: se abre un boquete al populismo, a los mecenas, aparece los salvadores con frases de aquellas que gustan escuchar las personas del común. Se abren las puertas para que aparezca un dictadorzuelo con ganas de perpetuarse a su antojo en el gobierno, quien llega con su séquito de saqueadores, su familia se convierte en la familia de estado, quienes se encargan de terminar por robar lo poco que han dejado los políticos corruptos.

Ese es el riesgo de la pérdida de la bandera de los partidos, de la moral de los políticos, del Norte de la democracia sin duda imperfecta, pero el modo de gobierno que más se ajusta a la sociedad de hoy, que busca la libertad individual, el desarrollo social, la equidad y la justicia para todos sus miembros. Es esta la importancia de la política, para que quienes participamos desde la base elijamos a los mejores para que nos gobiernen, concepto que debemos tener en cuenta a la hora de tomar nuestra decisión, sin mirar las encuestas ni las vallas publicitarias. 

 

Visto 45 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario