All for Joomla All for Webmasters
17 Noviembre

La amenaza contra los nietos

Escrito por  GABRIEL CALDERÓN MOLINA

El martes pasado el periódico El País de España, basado en lo contado por el Washington Post, publicó una nota según la cual 400 empresaria de los más ricos de EE.UU. le habían enviado una carta al presidente Trump y al Congreso en la que pedían que no disminuyeran los impuestos a las grandes empresas argumentando que hacerlo significaba disminuir los recursos del Estado destinados a los sectores más pobres de esa nación.

Esta información llamó  mi atención no solo por ocurrir en el país en donde a  los  ricos  poco  les importa la  suerte de los más  pobres, sino porque me hizo recordar un escrito publicado por El Espectador el 6 de enero de este año que, con el título “¿Imposibilidades económicas de nuestros nietos?”, ponía en evidencia una vez más un hecho que infortunadamente para muchos pasa desapercibido: el avance de las tecnologías están destruyendo los empleos aceleradamente amenazando la suerte  laboral de nuestros nietos y sus descendientes. Esto lo escribe Kaushik Basu reforzando lo ya anunciado por otros investigadores   para quienes la tecnología está deteriorando el empleo a la vez que las ganancias por su uso,  pasan a beneficiar los ingresos de  los grandes  empresarios. O sea que siendo inevitable la innovación tecnológica de las empresas,  estas se apropian de sus mayores utilidades en beneficio de sus dueños sin importarles el desplazamiento que  haya ocurrido de  mano de obra. Es decir,  la generación de empleo   en los sectores industriales,  se está achicando a medida que  se usan más tecnologías,  afectando   un mundo que crece en población y que por  lo tanto  demanda  de más puestos de trabajo. Lo anterior explica en buena parte  que la riqueza en el mundo se concentre  cada vez más, como lo confirma el dato de que solo 8 personas tienen hoy día recursos iguales  a la  mitad de los  habitantes del nuestro planeta.

La carta  de los empresarios  tiene un valor  trascendental que nos debe llevar a pensar que por el uso de más tecnologías  las empresas  deben pagar más impuestos y no reducirlos  como lo pregonan demagógicamente algunos políticos colombianos.  

Visto 102 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario