All for Joomla All for Webmasters
13 Noviembre

¿Qué está pasando con la seguridad?

Escrito por  ANA MARÍA RINCON

Sorprendidos con los riesgos de inseguridad a los que estamos expuestos.  Dia a día los atracos con armas blancas y de alto calibre son más frecuentes.  Los atracadores sin escrúpulo alguno someten a sus víctimas a situaciones de terror.  Un alto porcentaje de los casos demuestra que le están cegando la vida a las personas por robarles el celular o el computador.  Los ciudadanos han optado por quedarse impávidos ante escenas espeluznantes de atracos o actos violentos, algunos testigos solo prefieren ignorar la situación para no ver su vida expuesta.  Se da un sin número de situaciones en las cuales hay un ciudadano solidario y termina herido o hasta perdiendo la vida por interceder solidariamente a defender la víctima.

Neiva nuestra capital fue considerada una ciudad segura comparada estadísticamente con otras del país.  Pensábamos equivocadamente al sentirnos un poco más seguros que en otros lugares, situación irónica al ver la realidad de lo que está sucediendo y que con los años empeora.  Hemos estado expuestos a secuestros y extorsiones, en lugares no imaginados como ser sacado de tu propia casa y mantenerte en cautiverio como sucedió y recuerda uno con tristeza el desafortunado hecho delictivo perpetrado hace 15 años en el Edificio Miraflores, terminando plagiadas 15 personas y dos años y medio después el secuestro a dos empresarios ingresando hombres uniformados, diciendo que iban a hacer un allanamiento, logran convencer al portero e ingresan al Conjunto residencial Casa Blanca, consecuentemente por estar cerca a uno de los corredores de narcotráfico y anterior zona de distensión de la guerrilla, este tipo de actos delictivos se volvieron pan de cada día, no menos impresionante fue el secuestro del avión de la aerolínea aires, en un vuelo Neiva-Bogotá, secuestrando al Senador Jorge Eduardo Gechem.

El Departamento del Huila vive situaciones que alteran el orden público y la convivencia ciudadana.  Rivera, municipio aparentemente tranquilo, cuya gente se caracteriza por la hospitalidad y la amabilidad, y siendo atractivo turísticamente destacado por lo agradable que se come en este lugar en el que encuentras una variedad de platos del departamento, fue víctima de los violentos.  Golpea de nuevo el corazón el crimen de Jairo Alfonso Galeano, hombre emprendedor quien logró crear su propia empresa de postres, convirtiéndose en un gran generador de empleo, contaba con 70 empleados.  Entró a su residencia y un despiadado sicario vilmente dio fin a la vida de este gran hombre al dispararle.   Los vecinos aparentemente no vieron nada, no se tiene pista del asesino, otro asesinato en la impunidad. 

No menos impactante es la muerte en días pasados de un mototaxista de 42 años, Pedro José Bermúdez, quien fue objeto de un atraco en inmediaciones del barrio manzanares en Neiva y a quien le dispararon a quemarropa acabando también con su vida.  No acabaría yo de mencionar la lista interminable de hechos delictivos si les cuento las historias que escucho por parte de la comunidad en los recorridos que hago por los municipios del departamento.  Las impresionantes violaciones a menores de edad, similares a la de la pequeña Yuliana Samboni, sucedida en un barrio del norte en Bogotá, conocida a nivel nacional, descripciones escalofriantes de asesinatos a mujeres y violencia de género, que no salen publicadas en ningún diario o medio de comunicación y que están quedando impunes.  Tengo hoy el corazón arrugado y siento impotencia. Las autoridades no pueden ser laxas con estos delincuentes y debe caerles el peso de la ley.  El trabajo de raíz se debe hacer con los menores de edad que delinquen e ingresan a los centros de internamiento, porque esta reincidencia del delito es por la falta de resocialización contundente. Políticas de prevención con menores disminuyen el ingreso de estos jóvenes a los establecimientos carcelarios de mayores.  Solo unidos podemos evitar que crezca la crisis de inseguridad que afecta a nuestros coterráneos, seamos solidarios con nuestra gente, pues la inseguridad frena el desarrollo del departamento y le impide ser competitivo y próspero.  Por favor denuncien estos malhechores, no se queden callados.

Visto 92 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario