All for Joomla All for Webmasters
28 Octubre

El terco del Alcalde.

Escrito por  DIOGENES DIAZ CARABALI

El Alcalde de Popayán se negó a asistir a la jornada del Órgano Colegiado de Administración y Decisión (Ocad), presidida por el Presidente de la República y que se realizó en su ciudad. Fueron muchas las voces que reclamaron por todos los medios la presencia de la primera autoridad de la ciudad, máxime cuando en dicha actividad se repartía una importante suma de recursos provenientes de las regalías que buena falta hacen falta para mejorar el nivel de vida de la ciudadanía. Arguyó el Alcalde excusas tan baladíes como que no lo habían invitado, aspecto que desde luego no es necesario por ser el anfitrión y de ninguna manera puede estar ajeno a los acontecimientos importantes que se
desarrollen en su ciudad.

De igual manera, salió a dar declaraciones por los medios locales sobre el trato que el gobierno nacional ha dado a la región y a la ciudad, excusa tampoco válida porque el mejor escenario para plantear su postura hubiera sido dentro de la jornada en comento, cosa que hubiese podido hacer con respecto pero con firmeza. 

En particular siento vergüenza contar con una autoridad de tan escaso tamaño. El Presidente es el Presidente, sea quien sea, elegido democráticamente por la mayoría de los ciudadanos tiene la consideración de Jefe de Estado; todas las autoridades le deben respeto guste o no guste. Por lo tanto, el Alcalde ha incurrido en un irrespeto sumo a la figura del Presidente, a la Constitución política, a nuestra democracia; aparte de que faltó a las buenas maneras, a la educación, a la cortesía. Dejar plantada la figura presidencial es un acto de mala conducta, por lo tanto la Procuraduría debería abrir proceso sancionatorio; y la Contraloría, proceso fiscal, en caso de que por tal causa no se hayan destinado recursos del Ocad para el municipio, pues tal ausencia constituiría un peculado por omisión.

En ningún caso una autoridad regional o local se puede abstraer de asistir a un encuentro con las autoridades nacionales en su territorio, como caso práctico, como desempeño eficiente de gestión, como acto de cortesía, como postura de buena educación. Que esté de acuerdo con las actuaciones del presidente, que milite, como al parecer sucede con el alcalde de Popayán, en movimientos o grupos opositores al gobierno, menos lo justifica, porque desde luego no es el Alcalde de la oposición, sino el Alcalde de una ciudad que requiere la presencia, el aporte y el apoyo de las autoridades nacionales.

Que por favor, las autoridades locales y regionales no se llenen de soberbia, menos de sectarismo. El caso de este Alcalde terco de Popayán es deprimente para los ciudadanos, un ejemplo que los demás burgomaestres y autoridades locales y regionales del país no deben seguir, mirar con cuidado porque antes que su orgullo y su soberbia están los ciudadanos por los que fueron elegidos para que gobiernen. Por fortuna, toda la ciudadanía, por lo menos la inmensa mayoría, rechazó la actitud tan infantil de un Alcalde que precisamente no se caracteriza por su buena gestión.

Visto 110 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario