All for Joomla All for Webmasters
09 Enero

José Ader Castro, se postulará candidato a la alcaldía de Pitalito

Escrito por 

 Abogado de profesión, ha ejercido los cargos de personero municipal de Saladoblanco en dos ocasiones, de donde es oriundo; personero de Pitalito, secretario de Vías e Infraestructura, director de la Oficina de Contratación del municipio de Pitalito y secretario de Cultura y Turismo del Departamento, aspiró a candidato a la alcaldía de este municipio, pero las triquiñuelas políticas de la época, hicieron que le negaran el aval.

José Ader Castro Pizo, residenciado en Pitalito desde hace varios años, ha estado al frente de iniciativas privadas que hoy empiezan a generar resultados positivos para su empresa.

Trabaja incansable en el desarrollo de un proyecto de reforestación comercial que se constituye en piloto en el sur del Huila.

Siempre está interesado en los temas políticos con el apoyo a propuestas del orden regional y nacional.

En su último proceso político, estuvo al frente de la campaña en el sur del Huila, del senador Jimy Chamorro, que, aunque no alcanzó los frutos esperados, sí lo posicionó como un líder de trabajo solidario.

Ahora, en la actual coyuntura política, ha decidido postular su nombre como aspirante a la alcaldía de Pitalito, con el respaldo de amplios sectores comunitarios, algunos del comercio, la empresa privada, profesionales, empleados y amas de casa, estudiantes y de las juventudes.

En este proceso de consolidación del proyecto político lleva alrededor de 3 meses y sostiene que a mediados de febrero anunciará oficialmente su candidatura, una vez tenga la certeza de contar con el aval que le permita por algún movimiento o partido político inscribirse ante la Registraduría como tal.

José Ader Castro, sería el segundo candidato que se presentará al pueblo laboyano en la búsqueda de conquistar la voluntad de los electores.

Presentará un programa de gobierno concertado con los diversos sectores de la comunidad, interpretando las necesidades más urgentes que requieren atención en el municipio.

Dice que, el primer consenso para poner su nombre a consideración del pueblo, lo tuvo que sortear con su familia. Luego de varios concilios, su señora madre accedió a extenderle su bendición, que contó con el beneplácito de su esposa.

Visto 466 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario