Imprimir esta página
Domingo, 13 Octubre 2019 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Las juventudes de ahora y   las  futuras generaciones serán  las  víctimas del cambio climático que a muchos en Colombia y en el mundo pareciera no importarles. Ni  siquiera el ejemplo de lucha que viene dando Greta Thunberg, la niña  sueca que ha  sabido entender y valorar la dimensión de la tragedia que le espera a la humanidad, ha  despertado  la conciencia de muchos, sobre  los graves  riesgos  que le esperan al planeta tierra,  si no se reversa antes de 12 años el avance  del calentamiento  global  irreversible, como dicen los  científicos.

Hace algunas semanas  las palabras de  esa niña pronunciadas  y reproducidas por la prensa mundial,  cayeron  como latigazos en la Cumbre  Climática de Nueva York: “La gente  está sufriendo. La gente  se está muriendo. Ecosistemas  enteros están colapsando. Estamos en el comienzo de  una extinción masiva.  Y de lo único  que pueden hablar es de dinero y de cuentos de  hadas, de crecimiento  económico eterno. ¿Cómo se  atreven? (…) por más  30 años la ciencia  ha sido clarísima. ¿Cómo  se atreven a seguir mirando para otro lado y venir a   decir a aquí  que  están haciendo lo suficiente? (…) Nos están fallando. Pero, los  jóvenes están empezando a entender su traición. Los  ojos  de todas la generaciones  futuras están sobre ustedes, Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos”…”Nuestros padres discuten sobre el final del Juego  de Tronos mientras el planeta  se quema”. Tremendas   fueron sus palabras, pero los  grandes intereses económicos del capitalismo salvaje y la sociedad de consumo, hacen que  las  angustias de esta niña y de millones de  jóvenes en el mundo, carezcan de importancia.

El presidente del Brasil Jair Bolsonaro dijo  sin mayor  empacho: “Resulta falaz decir  que el Amazonas  es un legado  de la  humanidad y que nuestro bosque es el pulmón del mundo”. Para este  gobernante las quemas de los  bosques de la Amazonia carecen de importancia como si no supiera que ese territorio alberga el más grande potencial de agua, de mamíferos, de aves de reptiles, de anfibios y de peces del mundo. El presidente de E.U. Ronald Trump  ignoró  totalmente a la niña y el presidente de Rusia Vladimir Putin dijo de ella que estaba  siendo  manipulada por algunas empresas, según lo informó la revista Semana.

El problema del calentamiento  global producido ante todo  por excesivo consumo de  combustibles fósiles, no es una amenaza para los de la tercera  edad, sino  para quienes dentro de 30 años (2050) estén vivos. Para entonces sabrán entender las angustias de la niña sueca en el año 2019. Pero ya no habrá alternativa porque el cambio  climático, según lo pronostican los científicos, será irreversible.

 

Visto 1174 veces