Lunes, 24 Junio 2019 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Termina esta legislatura con el primer año del periodo de este cuatrienio del Congreso de la República, con altibajos atribuidos a una nueva relación entre el Gobierno y el Congreso, con más independencia de este último, pero sin liderazgo claro del primero y con un país polarizado.

Y entre lo bueno que nos dejó la legislatura está: la creación del Fondo de estabilización de precios del café; el Plan Nacional de Desarrollo, depurado por el Congreso de la amenaza del desmonte del subsidio de energía para los estratos populares y con metas ambiciosas en inversión y políticas públicas sociales.

La  ley de Financiamiento, también depurada por el Congreso de la amenaza de extender el IVA a todo, incluida la canasta familiar, y en su lugar  poniendo a contribuir adicionalmente bancos, bebidas azucaradas, cervezas y patrimonios de más de 5 mil millones; la creación de los ministerios de Ciencia y del Deporte; la ley que prohíbe el asbesto por temas de salud; la ley que crea una especie de ‘datacrédito’ para deudores de cuota alimentaria para que tengan limitaciones, como no poder salir del país, no ocupar empelo público ni recibir subsidios del Estado.

Lo malo: la falta de consenso y voluntad política de los partidos y del gobierno para sacar adelanta el trámite a las reformas a la justicia y la política; las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz; el hundimiento de la ley anticorrupción, producto de una consulta popular que logró más de 11 millones de votos, pero que por falta de trámite en la conciliación en la Cámara terminó fracasando.

Entre lo feo de esta legislatura está: el episodio del lanzamiento de los ratones a la bancada del Centro Democrático; el trámite de los impedimentos que se prestan para hacer engorroso el proceso legislativo; y los roces entre algunos congresistas, no siempre en el mejor tono ni con las mejores palabras, en desarrollo de algunos debates.

Ahora viene una segunda legislatura, esta vez con la Presidencia en Senado  de un liberal, lo que supone una gran responsabilidad para la colectividad que asume el liderazgo en un momento trascendental para el país y a pocos meses de los comicios regionales que definirán el nuevo mapa político.

Nos queda la enorme tarea de defender y blindar todos los avances en el proceso de paz. Desde este espacio hago un llamado a toda la sociedad a defender la vida de los líderes sociales. El dramático episodio del asesinato de María del Pilar Hurtado no puede volver a ocurrir. El Congreso de Colombia tiene que ser un garante permanente de los derechos humanos.

*Senador de la República

Visto 751 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.