Domingo, 14 Febrero 2021 04:36 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Comprendemos, pero no aprendemos

 

Uno de los grandes retos que tenemos los seres humanos, tiene que ver con comprender y aprender para avanzar sobre lo comprendido,  y no recaer en actitudes erróneas o en situaciones que nos afecten. Y es que a pesar de comprender muchas veces no aprendemos, y en eso radica el problema. Desafortunadamente la cotidianidad, la falta de constancia y disciplina para aplicar lo comprendido y aprendido, nos lleva a repetir y repetir sin avanzar en procesos de cambio real, en procesos de transformación.

El mejor ejemplo nos lo da el Coronavirus, cuando inició la pandemia todos en medio de una cuarentena obligada, sentimos la necesidad de volver a mirar al ser humano, entendimos que era necesario recobrar valores y principios, y que la vida nos estaba enseñando algo que habíamos olvidado o dejamos de aprender. En ese instante hablamos de solidaridad, resaltamos la familia, la espiritualidad, criticamos el afán desmedido por lo material, por tener poder. Es más, muchos decidieron con base en lo comprendido refundarse, aún sin conocer el camino para lograrlo.

Ha pasado un año y debiéramos mirarnos nuevamente. ¿Aprendimos lo que la vida nos llevo a comprender?, o seguimos por el mismo camino de antes. Esa reflexión implica ver sí incorporamos en nuestros corazones la nueva forma de vivir y si la estamos viviendo aún. Implica mirar si lo que aprendimos lo estamos sintiendo como parte de nuestra vida hoy en día, o más bien cuando sentimos volver a la normalidad, o peor al acostumbrarnos a esta ‘anormalidad’ que vivimos, las viejas costumbres regresaron. Es revisar en silencio para saber sí la crítica, el chisme, el señalamiento infundado, el egoísmo y el interés por lo superficial son parte de nuestro ser actual.

Pareciera que la normalidad llega con los defectos antiguos, pero ante un nuevo pico de pandemia la angustia se apodera de nosotros. Cuando la muerte de seres queridos sacude nuestra vida y el riesgo de la propia es una realidad, volvemos a comprender lo que debimos aprender en el pasado.

Esta pandemia ha sacudido nuestra existencia, pero para comprender y aprender las cosas que debemos cambiar.  ¿Cuántos de ustedes hace un año recobraron la importancia de su familia, hijos y entorno, pero nuevamente están haciendo lo que hacían antes de la pandemia?

Es una reflexión que hago para que comprendamos la importancia de aprender sobre lo aprendido, para no llorar sobre lo derramado.

Visto 161 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.