Domingo, 07 Febrero 2021 10:28 Escrito por RODRIGO VILLALBA MOSQUERA/ Senador de la República de Colombia
Valora este artículo
(0 votos)

La imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra menores

 

A pesar de la posición de muchos penalistas, quienes creen hay una tendencia de populismo punitivo, que se ha dado en el sistema penal colombiano por reiteradas iniciativas legislativas de aumento de penas que desordena el sistema, para cierto tipo de delitos, eliminación de subrogados penales, especialmente en los delitos por corrupción administrativa y que se han quedado con “el pecado y sin el género”, porque hacen asimétrico el sistema sin lograr la disuasión que disminuya la conducta delictiva. Abogan por otro tipo de tratamiento al delincuente, cambiando el régimen carcelario donde estos centros penitenciarios no sean una escuela del crimen sino centros de rehabilitación.

Sin embargo, por lo dramático de la situación de los abusos sexuales a menores de edad en Colombia, el Congreso legisló el año anterior y acaba el Gobierno de sancionar la Ley 2081/21 que declara imprescriptible la acción penal, de los delitos contra la libertad sexual en menores de 18 años.

Las estadísticas son aterradoras y nos tienen que dar vergüenza, frente a este tipo de comportamiento primitivo y delincuencial contra los menores, a pesar que sólo el 15% de estos delitos son denunciados, por miedo o vergüenza, el 85% opta por el silencio. Las niñas entre 10 y 13 años son las mayores víctimas, equivalente al 42%.

Hay explotación comercial de menores, la UNICEF calcula en un número no menor de 35mil, donde el 51% de estos son explotados en pornografía. Medicina legal el año pasado reportó 15.989 exámenes médicos legales por abuso sexual a menores de 18 años (2.391 hombres – 13.598 mujeres).

Los victimarios generalmente son personas cercanas del entorno familiar de la víctima.

Con esta Ley los delitos sexuales contra menores de edad no prescribirán, y los pone al nivel de delitos de lesa humanidad, crímenes de guerra y los actos de genocidio.

Sin duda con esta Ley, se ha dado un paso más en la protección de la niñez; pues hay estudios que demuestran que en las víctimas hay una tendencia a presentar la primera denuncia varios años después del hecho violento.

La imprescriptibilidad garantiza que ningún bandido, sinvergüenza o depravado, pretenda arrebatar la inocencia de un niño y que con el paso de los años queden en la impunidad tan execrable conducta. Aquí hay una protección legal para los niños en el derecho y en el tiempo, para quien pretenda atentar contra ellos sepa que siempre estará el ojo avizor y todo el peso de la ley para imponérselo con drasticidad.

Se debe incluir en el pensum académico todo lo concerniente al derecho de los niños y todas estas fuertes medidas penales.

Quiera Dios, que este esfuerzo legislativo sea instrumento no solamente contra la impunidad, sino disuasivo.

Visto 129 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.