Martes, 18 Diciembre 2018 00:00
Valora este artículo
(0 votos)

 

En nuestras reuniones debemos comentar estas cosas, tienen múltiples aristas y son importantes.

En dos palabras: esta ley no resulta de la concepción de una política integral del desarrollo que le asigne un papel a la investigación en ciencia y tecnología, ni de una política de impulso al conocimiento y la innovación que involucre el sistema educativo en todos los niveles, a las instituciones educativas y al sistema de comunicaciones.

Esta ley se le ocurrió a un senador liberal que quizás piensa en su inmortalidad y por distintas conveniencias políticas o para guardar apariencias, recibió el respaldo de otras bancadas y del gobierno.

Riesgos: Que se politice y burocratice el tema, alejado como ninguno de ese mundo.

Realidades: El presupuesto nacional destina a ciencia y tecnología el 0.1 %, esto equivale aproximadamente al 0.01% del PIB. !Una miseria!

Las cifras de otros países de la región son por mucho superiores (Brasil más del 1% de su enorme PIB) y ni hablar de países desarrollados y países emergentes que no hace mucho tenían indicadores de desarrollo similares a los de Colombia (Corea p.e. Destina el 4.2% del PIB... !y de qué PIB!).

Miren de otro lado este contraste. Los ministerios colombianos de la Cultura y el de Medio Ambiente que se crearon con los mismos criterios que este nuevo, son un chiste por su pobreza y de contera, no tienen influencia en la definición de las políticas públicas, son marginales.

Si observamos para no ir lejos, el deterioro del medio ambiente derivado de la deforestación, la minería, la emisión de CO2, la erosión de los litorales etc., tenemos que llegar a la conclusión de que ese ministerio que acaba de cumplir 25 años y que igual, sólo tiene el 0.1% del presupuesto general de la nación (como tendrá el de Ciencia y Tecnología) es un fracaso, una ironía enfrente de su enorme misión.

Piensen nada más que Colombia es el segundo país más rico en biodiversidad del planeta, riqueza de la humanidad. La Amazonia para no ir lejos, pulmón del planeta, en buena parte a nuestro cargo !todo esto para protegerlo con tan poca voluntad política, con tanta informalidad y con recursos miserables. !Pero tenemos flamante Ministerio del Medio Ambiente!

Queridas amigas y amigos, compañeros de compromiso, en este caos de legislatura y en esta pobreza de espíritu del gobierno, no se incuba la grandeza, no es posible, eso nos tocará más adelante. !Hay qué llegar al poder cuanto antes!

Pero primero hay que prepararse. Preparar nuestros cuadros, nuestros equipos políticos para los distintos escenarios del Estado, nuestro espíritu y nuestros programas de gobierno.

Con mi cariño y un fuerte abrazo. Espero verles a todos pronto en la campaña que llega con enormes oportunidades y responsabilidades para nosotros.

Visto 282 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.