Martes, 18 Diciembre 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

No ha amanecido, sin embargo contraviniendo lo que podría considerarse el proceso natural, el gallo en medio del poblado de Belén, canta a media noche anunciando el nacimiento del niño Jesús, un detalle de la simbología incorporada a la creencia cristiana que por estos días celebra la navidad; época de vacaciones, de reencuentro familiar, oportuna para aprovechar el tiempo revisando producciones como Colombia Bio, un esfuerzo de Colciencias en seis documentales que transmite Caracol tv y que muestra expediciones conjuntas de científicos y comunidades de zonas de nuestra geografía nacional, prodigas en especies de fauna y flora, que visibilizan la inmensa riqueza que nos rodea y que desafortunadamente empieza a desaparecer por la explotación irracional que el capital o los marginados hacen como alternativa de supervivencia, suprimiendo especies que nunca logramos estudiar y sobre las que nunca conoceremos su utilidad y beneficios para la humanidad.

En Andaki, camino de vida, una ruta que conecta los Andes con la Amazonia y que inicia en el municipio de Acevedo en el Huila, el recorrido permitió registrar 2700 especies entre microorganismos, aves, insectos, mamíferos, reptiles, anfibios, flores, frutos, arbustos, y diferentes especies, de las cuales 47 figuran como nuevas porque no se tenía noticia de ellas, otras 190 mencionadas pero con primer registro y 23 con categoría de riesgo de desaparición; una sumatoria que da cuenta del prodigio que representan estas áreas, de reconocerse adecuadamente, estudiar su funcionamiento, el papel que cumple cada especie y la oportunidad que pueden significar en la solución a los diferentes requerimientos de nuestra especie en materia de alimentos, de aprovechamiento económico como materia prima para emplear en la industria, uso medicinal o cualquier otra utilidad.

Coincide este esfuerzo institucional, con un logro importante de la movilización estudiantil; el incremento de presupuesto para investigación científica, aun insuficiente pero una base para avanzar en el camino correcto a la solución del atraso secular que nos atornilla a la pobreza y la desigualdad; en medio de los escándalos de corrupción y la amenaza de una reforma tributaria que esculca el desfondado bolsillo de la clase media, la noticia de los logros alcanzados por los universitarios en las calles son un refresco que muestra el camino a seguir. Se avecina un nuevo año, momento oportuno para examinar nuestro compromiso con una sociedad mejor, que depende de nuestra actitud, de revisar nuestros errores, corregirlos, en lugar de achacar nuestras derrotas a otros, como acostumbran aquellos que quieren que todo cambie, pero con el esfuerzo ajeno.

Visto 298 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.