Sábado, 09 Enero 2021 05:00 Escrito por GABRIEL CALDERON MOLINA = Neiva
Valora este artículo
(0 votos)

Historia del atraso vial del Huila

El atraso económico y social  del Huila está directamente relacionado con las diversas frustraciones que hemos tenido los  huilenses en los últimos 110 años en nuestras aspiraciones de contar con una infraestructura vial acorde a las necesidades de interconexión con el resto del país. Las  noticias, muchas veces confusas, de la prensa regional  en relación con la vía 4G a través de la cual  el centro de Colombia mejoraría la intercomunicación con el sur  ( Putumayo-Caquetá- Cauca), trae a mi memoria ese pasado de luchas que hemos tenido los huilenses por un sistema vial que nos conecte con las regiones vecinas.

Está, en primer lugar, la construcción del ferrocarril decretado por la ley 30 de 1914 que  comunicaría a Bogotá con Neiva y Florencia, obra que tardó en llegar a la capital del Huila 24 años (1938) y no avanzó ni un metro más y que 35 años después, por presiones de los transportadores de carretera y exigencias sindicales  desmedidas, hizo parte de las políticas de los gobiernos de acabar, sin pensar en el futuro del país, con este eficiente sistema de transporte en el país. En segundo lugar, está la carretera Neiva – Palermo - Palmira y Cali, de fundamental trascendencia, propuesta que desde 1930 hizo parte de las aspiraciones de los huilenses. Incluso se construyeron algunos tramos con las debidas especificaciones técnicas en la parte alta de Palermo. En tercer lugar está  la vía Neiva- Colombia- La Uribe, un gran sueño de los huilenses de acceder a los Llanos Orientales y estos a la cuenca del Magdalena, cuya lentitud de más de 25 años en su ejecución, es otra gran frustración del Huila. En cuarto lugar, está la vía Sombrerillos –Isnos -  Popayán, iniciada en 1947, que tardó más de cuarenta años en la construcción de la  trocha y que todavía parece lejano el día de ser una carretera pavimentada que  una el Caquetá y el sur del Huila con el occidente del país. Son muchas  otras obras más, entre las que están  Neiva- San Vicente del Caguán y La Plata – Popayán, vías cuya atención del Estado Colombiano a lo largo de muchos años  ha sido lenta y  mezquina.

Ahora estamos de frente ante las dificultades burocráticas de la vía 4G, uno de cuyos tramos claves son la doble calzada a Campoalegre,  Pericongo y la vía Pitalito - San Agustín. Si la historia se repite como en el pasado,  van ser por lo menos 20 años más de frustraciones. El Huila no es Antioquia y la Costa Caribe. Con el Caquetá y el Putumayo somos un territorio de menosprecio en las estrategias que los gobiernos diseñan. No otra cosa confirman las últimas publicaciones (separatas) de Dinero y Semana que tengo en mi poder. El año 2021 empieza sin  mayores esperanzas en materia de infraestructura vial para el Huila.

 

Visto 170 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.