Martes, 13 Noviembre 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Son pocos los huilenses conscientes de la ejecución de las obras en el Huila que han fracasado, unas veces por el comportamiento corrupto de alianzas de gobernantes y contratistas, otras por mala planeación y diseño, algunas por la politiquería de funcionarios y no pocas por  la  ineficiencia y/ o corrupción de Interventores, Contraloría, Fiscalía y Procuraduría. Si se hiciera un inventario de los últimos 30 años de dichos fracasos, encontraríamos las razones para explicar gran parte del atraso de nuestro departamento.

El espacio de esta columna me permite mencionar sólo algunas de ellas. Empiezo por la Planta de tratamiento de aguas residuales de Pitalito, una obra que emprendió en 1996, el Alcalde Ramiro Falla, para ser construida en 3 etapas. La primera se adelantó en su gobierno, pero quienes le sucedieron la abandonaron por razones políticas. Se perdieron miles de millones de pesos. El Parque Isla de Neiva: obra iniciada hace 15 años en la cual varios alcaldes invirtieron más de $12 mil millones. Hoy no hay nada. El Distrito de Riego Paicol – Tesalia, obra que se inició en el mandato del gobernador Luis Jorge Sánchez hace 12 años y que, según algunos,   se ha tragado 200.000 millones de pesos. Sigue inconclusa. La Planta de aguas residuales de Neiva, obra que en la que se ha invertido en los últimos 12 años, miles de millones de pesos en fracasados estudios. En Neiva la torre materno-infantil del hospital, obra iniciada hace 6 años y que por falta de $60.000 millones sigue sin terminar.

En Acevedo el gobierno contrato, hace dos años por $15.000 millones, con el ingeniero Jhon Jairo Andrade, hermano del ex senador Hernán Andrade, la pavimentación de la vía La Victoria- San Marcos. La obra ni siquiera se ha empezado. En Aipe y Yaguará y otros municipios, varios centros educativos su construcción yace abandonada. En San Agustín, Isnos y Pitalito, está el incumplimiento con las obras de pavimentación del Circuito Turístico que fueron contratadas hace tres años y que comprometen más $100.000 millones. El otro caso, es el de la vía Neiva – Tello - Baraya, y muchas más. Lo evidente es que a la Fiscalía, Contralorías y Procuraduría, todas estas fallas les ha importado un bledo. ¡Qué vergüenza!

Visto 449 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.