Domingo, 13 Diciembre 2020 04:56 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El agua a los mercados bursátiles

El anuncio de cotizar en bolsa del Wall Street el agua, es una alerta para los países latinoamericanos, especialmente andinos, donde este recurso es ampliamente generoso, para evitar caer en ese modelo comercial, cuando aún es abundante y barato.

El anuncio publicado por la agencia de noticias EFE le dio la vuelta al mundo y desde diferentes esferas ambientales y políticas se fijaron posiciones no concordantes.

Para el caso de poner en el mercado bursátil el vital líquido se origina en el Estado de California, donde padecen los rigores de las sequías, la disminución abrupta de los caudales de ríos y arroyos y la necesidad de irrigación a extensas zonas agropecuarias y a la población urbana.

La nota, difundida por la agencia EFE, explica que en California se generó un índice que refleja los precios de los futuros del líquido, que cuenta con una medida específica, de 1,233 metros cúbicos (1 acre/pie) con un precio que el lunes superaba 486 dólares. (Un acre es una medida de superficie, usada en agricultura en varios países. Según el país y la época, equivale a varias superficies, generalmente entre 0,4 y 0,5 hectáreas).

Países europeos y los Estados Unidos que durante muchos han venido subvencionando programas de reforestación, con la compra de oxígeno a través de nonos verdes y otros muchos beneficios a sectores campesinos de la región andina y amazónica, nos pone a reflexionar que el modelo está diseñado desde entonces para poco a poco ir generando el compromiso gubernamental para adoptar esa política de globalización del mercado del agua.

Es cierto que el agua cada día es menos en los afluentes, pero también es cierto que a nivel local, los municipios y las empresas prestadoras de este servicio a la población, tienen que adoptar estrategias de conservación, pero de la mano del orden departamental y nacional.

Ahí entra a ejercer su función el legislativo en todos sus órdenes, con espíritu de crear o ampliar las políticas del agua, pero fijada como un elemento vital para el ser humano, los animales, las plantas y la tierra.

En lo local, deben impulsar políticas de conservación natural del líquido, es decir, protegiendo las fuentes, apoyados en programas educativos en todos los niveles en áreas urbanas y rurales.

Esa conservación natural se refiere a la necesidad de adquirir zonas de bosques en las cabeceras de las fuentes hídricas y adelantar proyectos programados en el tiempo, para ir desarrollando planes de reforestación donde sea necesario.

La noticia de empezar a cotizar en bolsa el agua, le ha dado la vuelta al mundo, porque se avecina escases del líquido en varios países desarrollados.

 Llevar el agua a los mercados bursátiles, en el caso de California, pone este vital elemento en un mecanismo similar a los futuros del petróleo.

Según los estudios divulgados por la Unicef, en el mundo una de cada tres personas no tiene acceso al agua potable.

En el caso particular de Pitalito, hay un marcado proceso de conservación con la adquisición de varias hectáreas de bosques, programa que se debe ir incrementando mediante planes estratégicos del municipio y de la empresa prestadora del servicio.

Pero lo más importante está en la generación de conciencia de la población en el proceso de conservación del agua desde la fuente. Entonces queda planteada la pregunta: ¿Por dónde empezar y con quiénes?

Visto 390 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.