Domingo, 14 Octubre 2018 00:00
Valora este artículo
(0 votos)

 

Se cumplió otro aniversario del encuentro de Europa con América, gracias a la extraordinaria empresa organizada por Colon, que buscaba  un nuevo camino a las Indias; este episodio de la historia que da inicio a la globalización, cuenta con diversas interpretaciones de acuerdo al perfil ideológico de quien lo analiza; los hay quienes consideran una catástrofe para los grupos que habitaban esta porción del planeta y también los que magnifican la venida de los Españoles, como el rescate de las almas impías de los aborígenes; independientemente de la calificación que se quiera dar, es un hecho que en nuestra vida quedó marcada por la conquista y posteriormente la colonia.

Sin embargo, las circunstancias que rodearon el proceso terminaron paradójicamente por marchitar la naciente burguesía en España, que anidaba en los nichos de comerciantes y manufactureros que financiaron la expedición, pero que facilitaron a los nobles, guerreros y curas el abordaje de los barcos con que se concreto la conquista del nuevo mundo; estos fieles a su naturaleza se conformaron con saquear los recursos naturales y minerales preciosos que enviaban en los galeones a la España Monárquica;  su encuentro con grupos aborígenes que ya practicaban la agricultura evidenciando cierto avance en su desarrollo social, les permitieron acomodarse en un vinculo de sumisión propio de las relaciones feudales, en las que el siervo servía al señor feudal trabajando la tierra y supeditando su movilidad a las decisiones del señor. Así quedó truncado desde que se gestó el proceso colonizador, cualquier atisbo de desarrollo de la producción agraria y una burguesía pujante en estos territorios.

 Al contrario de lo acontecido con América del norte, en donde los colonos ingleses, debieron suprimir a las tribus nómadas que no se avenían a integrarse con los recién llegados y ellos mismos se vieron forzados a construir la nación con trabajo y esfuerzo, repartiendo el vasto territorio en parcelas a los emigrantes para desarrollar el campo, construir líneas férreas para conectar el territorio  y conformar un gran mercado nacional que dio lugar a la acumulación interna de capital.

Así como el descubrimiento nos trajo las lacras de una posterior colonización, los logros de la ciencia que iniciaba su tarea en Europa en el siglo XVIII, nos regaló la expedición botánica, la primera experiencia de reconocimiento de la riqueza vegetal y faunística que formo a los hombres que promovieron la gesta independentista. Luego en la ebullición de la revolución francesa nos legó los derechos del hombre, faro ideológico de quienes comprendieron la necesidad de la soberanía, como condición sin la cual era imposible aspirar a construir una Nación para todos. El 12 de octubre, sin duda es el inicio de un recorrido en la cronología que aún no nos ha llevado a lograr que seamos nosotros mismos quienes decidamos nuestro propio destino, otros lo hacen solo en beneficio de unos pocos; por fortuna la historia no se detiene y arrasa a quienes pretenden capturarla.

Visto 246 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.