Imprimir esta página
Martes, 09 Octubre 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

ULTIMA ENTREGA

¿QUÉ DICEN LAS AUTORIDADES DEL ORDEN REGIONAL Y  NACIONAL SOBRE LA SEGURIDAD?

La pregunta realizada a las  Entidades citadas, y respondida en su debida oportunidad y orden,  fue la siguiente:

1-     ¿Cuál  es la tasa nacional y/o la cifra o estadísticas de homicidios cometidos por cada 100.000 habitantes, durante los últimos cinco años en Colombia, por causas como robo, hurto, atraco, cosquilleo, extorsión, y secuestro, que esta Entidad maneja?

2-     De conformidad con el punto anterior, con relación al municipio de Pitalito Huila, ¿cuáles son las cifras referentes al mismo tema?

Según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses fechados el día 01 de Agosto de 2018,  las siguientes son las cifras que esta Entidad maneja a la fecha.  A continuación  la debida respuesta  transcrita:

En atención a su solicitud, es necesario precisar que el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses en ese sentido maneja estadísticas según manera de muerte: violenta-Homicidio, los cuales una vez consultada la información de los años 2013 al 2017, me permito informar que se registran los siguientes homicidios asociados a las variables de su interés:

SEGÚN CIRCUNSTANCIA DE LOS HECHOS

 

2013

Colombia

 

 

 

 

 

Pitalito

 

2014

Colombia

 

 

Pitalito

 

2015

Colombia

 

 

Pitalito

 

2016

Colombia

 

 

Pitalito

 

2017

Colombia

 

 

Pitalito

ATRACO CALLEJERO O INTENTO DE

 

247

 

 

212

 

1

 

267

 

 

218

 

1

 

223

 

1

ROBO RESIDENCIA

77

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ROBO VEHICULO

33

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HURTO

26

 

110

1

149

1

122

 

124

 

ROBO ENTIDAD BANCARIA

 

16

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SIN INFORMACION

 

 

 

 

 

 

 

370

 

 

 

TOTAL VIOLENCIA ECONOMICA

 

399

 

0

 

322

 

2

 

416

 

1

 

710

 

1

 

347

 

1

 

Firma documento original

SANDRA XIMENA GONZALEZ SUAREZ

Profesional Universitario Forense

Regional Sur.

De conformidad con los  datos entregados por el comando del departamento  policía  Huila fechados el día 16 de Agosto de 2018,  estos son los siguientes:

“Con relación al primer punto, debo hacer claridad  que a la fecha no se ha recibido información alguna al respecto”.

Con relación al segundo punto, en lo referente al Municipio de Pitalito, esto responde la citada Entidad:

En atención  a la solicitud elevada ante este Comando, dentro de los términos legales establecidos en el artículo 14 de la Ley 1755 de 2015 “ por medio de la cual se regula el Derecho Fundamental de Petición y se sustituye un título del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo”, comedidamente me permito manifestar que en lo concerniente al primer numeral de su petición, se remitió al Jefe de Análisis y Administración de Información Criminal de la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL.

Con respecto al segundo punto, me permito enviar el cuadro que se relaciona a continuación:

PITALITO

2013

2014

2015

2016

2017

CASOS PRESENTADOS HOMICIDIOS MEDIANTE HURTO A PERSONAS

6

5

2

0

3

TASA X 100.000 H

Firma documento original

Coronel JUAN CARLOS RESTREPO MOSCOSO

Comandante Departamento policía Huila.

Así mismo los  datos suministrados por  la Fiscalía General de la Nación de fecha 03 de Octubre de 2018, estos son  los índices que dicha entidad suministra:

“Debo aclarar que en un escueto comunicado emitido por la Fiscalía General de la Nación, fechado el día 3 de Octubre de 2018, en respuesta a mi solicitud, solo con el ánimo de responder y dar cumplimiento legal,  atinaron a responder lo reproducido a continuación, sin exactitud ni claridad ni menos prontitud,  toda vez  que la solicitud fue elevada el día 23 de Julio de 2018”.

A continuación se transcribe su debida respuesta a la solicitud elevada:

Teniendo en cuenta su derecho de Petición fechado el 23 de julio de 2018 y recibido en este despacho el día 03 de Octubre de 2018 vía correo electrónico, me permito informarle que las estadísticas a nivel Nacional a las que usted hace alusión en el oficio petitorio son manejadas en el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y la Policial Nacional, teniendo en cuenta que esta última figura como primer respondiente en cada uno de los delitos de los cuales usted está necesitando información.

En lo que concierne a las estadísticas del Municipio de Pitalito allego información de los casos que se encuentran registrados en nuestro sistema SIG como órdenes de policía judicial, correspondientes a las fiscalías asignadas a esta Unidad Local, que conciernen a los nueve (09) municipios que maneja el circuito de Pitalito.

ESTADISTICAS DE ORDENES DE TRABAJO C.TI. PITALITO AÑO 2015 HASTA LA FECHA.

 

DELITOS

Vienen

Asignadas

Total Practicadas bien a la primera vez

1103

HOMICIDIO ART. 103 C.P.

17

1114

 988

1109

HOMICIDIO CULPOSO ART. 109  C.P.

 

5

190

183

1135

HOMICIDIO EN PERSONA PROTEGIDA ART. 135 C.P.

 

       0

6

6

 

Total Practicadas en Correcciones

Total   Practicas

Total Canceladas

Total  Cerradas

Total pasan Pendientes

76

1064

20

1084

47

5

188

4

192

3

0

6

0

6

0

Firma documento original

JOSÉ NELSON MEDINA COLLAZOS

Coordinador Unidad Local de P.J. (E)

Según  el diario el TIEMPO y la revista SEMANA, este es el desalentador panorama nacional:

 El diario EL TIEMPO en la edición de fecha 11 de Diciembre del 2017, las cifras y estadísticas de la seguridad en el País al terminar el año inmediatamente anterior, son las siguientes:

Robos a personas suben 27% en lo que va del año, dice Fiscalía. ‘Ruido’ en cifras de robo de carros.

Al cerrar el 2017 el número de asesinatos estará rondando los 11.000 casos.

Mientras la mayoría de los delitos cayó en Colombia en el 2017 –incluido el homicidio– el hurto a personas, especialmente los atracos y el robo de celulares, no dio tregua.

Con 10.871 casos, homicidio ha bajado este año un 10 por ciento.

Exceso de trámites, la razón del 30 % de los que no denuncian delitos.

Según las cifras reveladas por el diario EL TIEMPO, estas   señalan que al cerrar el 2017 el número de asesinatos estará rondando los 11.000 casos. Si las tendencias siguen como van, se lograría una reducción de entre el 6 y el 10 %. La tasa (número de casos por cada 100.000 habitantes) cerrará en 23, que es la más baja en los últimos 42 años.
El homicidio en el país cayó un 10 por ciento comparado con el año 2016, es decir, salvamos más de 600 vidas”, puntualizó el  anterior ministro de Defensa Luis Carlos Villegas. Resaltó también que hace 17 años “la tasa de muertes violentas era de 60 por 100.000 habitantes” y aseguró que gracias a los acuerdos de paz hay una disminución del 17 % en las muertes de los integrantes de la Fuerza Pública: “De 93 muertes bajamos a 77 y de 1.098 heridos pasamos a 865. Esa sola cifra debería justificar los acuerdos”.

Las estadísticas marcan una caída del 8 % en el número de secuestros en lo que va corrido del año. Así, de 198 casos reportados en los primeros 11 meses del 2016 se pasó a  183 en 2017.

También se registró una caída del 12 % en las extorsiones, si bien entre expertos y autoridades hay consenso en que se trata de un delito con subregistro, pues la mayoría de las personas no denuncia. En el  año 2016, se denunciaron 4.687 casos y en el año 2016 estuvo al finalizar este en  4.117.

Aunque el Gobierno destacó la caída en algunas modalidades de hurto, lo cierto es que este sigue siendo el delito que más impacta a los ciudadanos. Cifras de la Fiscalía, a corte del 29 de noviembre, dan cuenta de un aumento del hurto a personas (atraco y cosquilleo) en un 27,6 por ciento. Se pasó de 99.647 casos en los primeros 11 meses del 2016 a 127.118 este año.

También hay un aumento en el número de denuncias del delito menos reportado a las autoridades: el robo de celulares. Creció un 53 % frente al 2016 y este año van 51.361 denuncias. Sin embargo, las solicitudes de suspensión de línea que los usuarios hacen a los operadores por robo superaron los 700.000 casos, tan solo en el primer semestre.

Aunque la Policía sostiene que el hurto de carros se redujo en un 13 % (de 7.594 a 6.619 casos año corrido), la Fiscalía tiene cifras que muestran no solo centenares de casos más sino una tendencia hacia arriba del 1,4 % de 9.877 en 2016 a 10.012 casos.

“El hurto y la venta de estupefacientes son temas de preocupación diaria de los ciudadanos”, reconoció el lunes el general Jorge Hernando Nieto, director de la Policía.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 Por su parte la revista SEMAMA, en su edición de fecha 2/3/2018, presenta las siguientes cifras:

¡Miedo!

La oleada de inseguridad de los últimos días tiene en pánico a muchos colombianos.

¿Qué tan grave es y qué tan responsable es la falta de justicia y de autoridad? 

Hacía muchos años los colombianos no sentían tanta inseguridad, tanta falta de autoridad y tanta desprotección del Estado.

En cuanto a los delitos más duros, es decir asesinato, secuestro, y extorsión, las cifras han mejorado. El primero ha caído a 24 por cada 100.000 habitantes, uno de los más bajos en 30 años. El secuestro y la extorsión han bajado cerca del 10 por ciento según datos la Fiscalía y el Ministerio de Defensa.

Pero esto no quiere decir que la criminalidad no esté haciendo su agosto con delitos como el robo en todas sus modalidades. Y que, ante la falta de pie de fuerza de la Policía, y de autoridad y de justicia del Estado, la delincuencia –y ahora el terrorismo– cabalgue en la impunidad.   Y ni hablar de lo que ocurre a diario en las calles.

MUCHOS DELITOS, POCOS POLICIAS

El déficit de pie de fuerza es dramático, particularmente en Bogotá. Tiene 238 policías por cada 100.000 habitantes, muchos menos que las otras capitales de Colombia. Una ciudad como Londres, con una cantidad de ciudadanos similar a Bogotá, tiene 3.750 policías por cada 10.000 habitantes.

 Promedio de policías por cada 100 mil habitantes en Colombia.---------------354

Datos tomados de la fuente.

Ser malo paga        

Este preocupante retrato muestra lo que, sin duda, se ha convertido en unos de los mayores problemas para la seguridad: la reincidencia de los delincuentes. Las cifras son espeluznantes.

Durante 2017, las autoridades capturaron en el país a 207.728 delincuentes en flagrancia, es decir, con las manos en la masa. Otros 37.800 cayeron como resultado de investigaciones y órdenes judiciales, para un total de 245.528. Sin embargo, los jueces solo enviaron a menos de 10.000 a la cárcel, o sea, ni siquiera el 5 por ciento, según cifras de la Fiscalía y la Policía.

Ese complejo escenario de impunidad tiene un agravante. Gran parte de esos delincuentes capturados y dejados en libertad por los jueces son profesionales del delito y un peligro para la sociedad. De los más de 240.000 capturados, 91.423 ya habían sido arrestados entre 2 y 9 veces y otros 1.710 capturados por la Policía entre 10 y 40 veces, según datos de esa institución.

Y lo que es peor: los jueces dejan en libertad a los delincuentes por los delitos que más afectan la percepción de seguridad del ciudadano común. Por ejemplo, solo el año pasado, 12.069 ladrones capturados en flagrancia robando a personas y entidades comerciales quedaron en libertad por orden judicial.

La primera gran operación para enfrentar este problema demostró su magnitud. Entre el 20 y el 24 de noviembre pasado, la Fiscalía y la Dijín Nacional realizaron una ofensiva en el país para capturar la mayor cantidad de reincidentes posibles. Tan solo en esos cuatro días detuvieron 207 antisociales que habían cometido748 delitos. El 50 por ciento corresponde a una de las modalidades que más afectan a los ciudadanos: el robo.

“Las cifras reflejan un problema de fondo. Mientras por un lado policías y fiscales hacen grandes esfuerzos por sacar de las calles a los delincuentes, por el otro lado algunos jueces aplican la ley de tal modo que están devolviendo los bandidos a las calles”, sostiene un alto funcionario del CTI que no quiso dar su nombre.

EL DELITO MAYOR

Los homicidios registraron una disminución a tal punto que el año pasado se llegó a la cifra más baja en los últimos 30 años. Se registraron 24 muertes por cada 100.000 habitantes.

Cantidad de homicidios por ciudad.

2016

2017

Variación %

Ibagué

114

88

-22,8  %

Bogotá

1302

1150

-11,97 %

Cali

1335

1190

-10,9  %

Barranquilla

400

358

-10,5  %

Bucaramanga

100

91

-0,9  %

Cartagena

258

259

0,4  %

Santa Marta

93

94

1.1  %

Medellín

545

584

7.2  %

Neiva

61

81

32.8  %

Datos tomados y copiados de la fuente.

Ciudades Indefensas

En Bogotá, los habitantes sufren especialmente este fenómeno. En los últimos cuatro años las autoridades capturaron a 26.865 delincuentes en flagrancia, la mayoría implicados por robo a personas y entidades comerciales o por tráfico de estupefacientes y homicidio. Lo increíble es que de esa cifra más del 90 por ciento (25.333) de ellos habían sido detenidos al menos en cinco oportunidades y no pasaron más de un año tras las rejas.

¿Por qué los sueltan?

Para los representantes de los jueces, que hoy están en la picota, el problema proviene en realidad de una legislación excesivamente garantista. “Parte de lo que está ocurriendo se debe a las modificaciones hechas al Código Penal y al Código Penitenciario debido a la grave situación de hacinamiento”, explicó a SEMANA un directivo de Asonal Judicial, la asociación de empleados y funcionarios de la rama.

La nueva reglamentación contempla que los jueces deben aplicar penas sustitutivas, es decir que no impliquen detención carcelaria o domiciliaria, a personas que cometieron delitos merecedores de pena menor a ocho años. Antes de la reforma, un juez tenía la posibilidad de considerar los factores objetivos y subjetivos. Esto le permitía, por ejemplo, enviar a un delincuente a la cárcel si había reincidido, aunque la pena no superara el mínimo. Ya no. “Ahora solo puede guiarse por causas objetivas que fija la ley”, dijo el funcionario. “Las penas de muchos delitos subieron sustancialmente, pero eso simplemente fue populismo punitivo. Generó una falsa sensación de justicia”, concluye.

Otra parte de la historia por la cual muchos delincuentes regresaron a las calles comenzó hace tres años. En 2015 la Fiscalía y el Ministerio de Justicia de la época promovieron ante el Congreso una ley que buscaba esencialmente descongestionar las cárceles. Todo el que llevara 12 meses tras las rejas sin ir a juicio debía quedar en libertad sin importar la gravedad de su delito. Eso implicaba la salida automática de 10.000 detenidos. En ese momento el gobierno logró atajar esa estampida.

No obstante, el año pasado comenzaron a salir masivamente de las cárceles todo tipo de detenidos. Más de 2.000 quedaron libres en el segundo semestre. Y de estos, 337 cometieron nuevos delitos antes de cumplir el primer mes en las calles. Las consecuencias hoy se sienten en muchas ciudades.

“La reincidencia es una preocupación que afecta la seguridad y hace que el ciudadano desconfíe de las instituciones”, reconoce el general Nieto. “Parte de la solución está contemplada en el proyecto de ley 014 que lidera el Ministerio de Justicia en el Congreso, en el que a los reincidentes se les quitan beneficios judiciales y, además, se fortalece el sistema carcelario”, afirma el oficial.

Falta de Estado, justicia y policías

Para completar este preocupante panorama, habría que añadir la falta de policías en las calles. Bogotá vive el caso más crítico. Una ciudad como Londres, con cantidad similar de habitantes, tiene 30.000 uniformados, para un promedio de 3.750 policías por cada 100.000 personas. Bogotá tiene 238 policías por esta última cifra.

Incluso, en el propio territorio nacional la desproporción es muy notoria, ya que municipios como Bucaramanga, Tunja o Popayán tienen en promedio 600 policías por cada 100.000 habitantes. Es decir, la capital cuenta con poco menos de la tercera parte de las ciudades intermedias (ver gráfico).

“Bogotá sufre un déficit estructural. Mientras varias ciudades del país tienen 400 o 500 policías por cada 100.000 habitantes, Bogotá no llega a 240. La administración del alcalde Peñalosa triplicó la inversión en seguridad (de 177.000 millones en 2015 a 540.000 para 2018), pero ahora necesitamos que el gobierno nacional se comprometa con los bogotanos y solucione este déficit”, afirma Daniel Mejía. Hace dos semanas, el gobierno nacional y el Ministerio de Defensa anunciaron que incorporarían otros 500 uniformados, cifra que es una lágrima en medio del triste problema de seguridad.

Esa situación ha dado lugar a que desde diferentes sectores se lancen propuestas que permitan compensar esa falta de uniformados. Entre ellas, la de aprovechar que la guerra contra las Farc terminó y pasar militares a las filas de la Policía.

Frente a este panorama, la semana pasada, en un acto de sinceridad, el ministro de Justicia, Enrique Gil, reconoció la crisis en una entrevista a Caracol Noticias. “No nos llamemos a engaño: tenemos una política criminal desastrosa y por eso este ministerio citó el año pasado al Consejo de Po lítica Criminal, donde intervienen todos los entes, para buscar una solución a la crisis”, afirmó Gil, quien reconoció que el tema de los reincidentes es alarmante y crítico.

Lo cierto del caso es que mientras esas reformas llegan, la sociedad inevitablemente se siente cada vez más desprotegida por el Estado. Y esta situación lleva al extremo de que las comunidades toman la justicia o la seguridad por propia mano y linchan a los delincuentes, como ya ha empezado a ocurrir.

Toda esta situación de impunidad, o de falta de herramientas judiciales, o de excesivo garantismo, o de jueces complacientes, ha venido erosionando en el país el respeto por la autoridad. Entre la inseguridad, los paros, los bloqueos y los reincidentes, muchos colombianos se preguntan dónde está el Estado para defender a la mayoría silenciosa y pacífica. Pero así duplique el pie de fuerza de la Policía, mejore la inteligencia y utilice la última tecnología, mientras no haya un verdadero revolcón en el sistema judicial –desde la legislación, la formación de los jueces y el sistema penitenciario– la impunidad seguirá mandando en materia de justicia en Colombia. Y con ella, la inseguridad.

Apartes tomados de la revista SEMANA.

En nuestra realidad actual y desde el punto de vista local, La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios, Pedro Navaja matón de esquina, quien a hierro mata a hierro  no termina..., quien a hierro mata, en la calle al otro día con la complacencia y el beneplácito de las autoridades judiciales y la legislación penal vigente,  libre y sin culpas termina. No se puede tapar el sol con las manos y por esa misma razón  no es ajeno admitir que cada día se recrudecen más los niveles de  inseguridad en todo nuestro territorio sin encontrar protección seguridad y alivio a tantas penurias.

Y se pregunta uno como en la vieja y conocida comedia del chavo del ocho, 

¿Y ahora quien podrá defendernos, ya que la institucionalidad en cabeza del Alcalde municipal señor Miguel Antonio “Rico” Rincón, no puede hacerlo?

NOTA: es preciso aclarar que este ha sido un trabajo laborioso de investigación imparcial,  comprometido y muy serio, así mismo los  segmentos copiados son tomados textualmente de las fuentes citadas, cualquier duda o inquietud podrán confrontarlos con los datos de las Entidades referidas.

Visto 317 veces

Lo último de revistalaregion